lunes, 17 de julio de 2017

ORIHUELA - La fiesta más laureada



La fiesta más laureada
La ofrenda de flores y la procesión de las copatronas inician las Fiestas de Moros y Cristianos más reconocidas de su historia

Rubén Míguez 10.07.2017 | 11:54
Ofrenda floral Orihuela
Ver Galería
La fiesta más laureada
Ofrenda floral Orihuela
Ver Galería
La fiesta más laureada
Un grupo de comparsistas portan la imagen de las santas copatronas de Orihuela.
Un grupo de comparsistas portan la imagen de las santas copatronas de Orihuela. tony sevilla
Más fotosFotos de la noticia
La fiesta con mejor reconocimiento. El homenaje de los comparsistas a las copatronas de la ciudad, las Santas Justa y Rufina, dio ayer el pistoletazo de salida a las Fiestas de Moros y Cristianos de Orihuela, las primeras que inauguran el reconocimiento de estos festejos como de Interés Turístico Nacional. Miles de festeros ataviados con trajes de media gala tomaron las calles de la ciudad que vivirá una intensa semana.
Había nervios. Los festeros oriolanos no lo podían ocultar ayer. Son ya muchas fiestas a las que la mayoría han asistido, pero el inicio de los festejos este domingo en Orihuela fue diferente. Son de Interés Turístico Nacional y este reconocimiento recién adquirido corrió ayer por el ambiente con esa responsabilidad de quien quiere que todo salga perfecto, ya que las miradas puestas este año en las Fiestas de la Reconquista y de Moros y Cristianos de Orihuela se multiplican. Nada falló, y el sentimiento de orgullo y satisfacción por la relevancia que han tomado estos festejos, fue celebrado anoche tras la ofrenda floral y la procesión, los actos que inauguraron las fiestas de 2017.

El homenaje anual a las Santas Justa y Rufina reunió a miles de comparsistas que quisieron agasajar con flores a las copatronas de la ciudad, las Santas Justa y Rufina, las que, según la leyenda, iluminaron la noche para ayudar a los oriolanos, a través de la Armengola, a acabar con la invasión musulmana.

Desde la Glorieta Gabriel Miró, los festeros, ataviados con traje de media gala, iniciaron el recorrido escoltando a la heroína de la Fiesta, la Armengola Conchi Cabrera, quien desfiló acompañada de los embajadores cristiano y moro, José Manuel Fernández de la comparsa Caballeros Templarios y Rafael García de los Almorávides, respectivamente.

Tras la visita a la iglesia parroquial de las Santas Justa y Rufina, los festeros trasladaron las tallas religiosas hasta la Catedral de El Salvador, donde permanecerán hasta el próximo 17 de julio.


(NOTICIA Y FOTOS PUBLICADAS POR EL DIARIO INFORMACIÓN)

No hay comentarios:

Publicar un comentario