martes, 18 de julio de 2017

ORIHUELA - Fraternidad con carácter templario



Fraternidad con carácter templario
El boato cristiano cuenta con la participación de comparsas y festeros de otros municipios

Rubén Míguez Fotos De Tony Sevilla 16.07.2017 | 16:41
Fraternidad con carácter templario
Entrada Cristiana en Orihuela
Ver Galería
Fraternidad con carácter templario
Más vídeosMás fotos
Entrada Cristiana. Los Caballeros Templarios, que ostentan la embajada Cristiana, volvieron a demostrar su carácter hospitalario y de confraternización al invitar a festeros de otras localidades a participar en un boato que contó hasta con un escuadrón canino y con elementos templarios como el Santo Grial.
Los Templarios tomaron anoche las calles de Orihuela. No hemos retrocedido a la época medieval, pero el desfile que organizó la Comparsa Caballeros Templarios, que ostenta la embajada este año, contó con todos los elementos para retrotraernos unos cuantos cientos de años. Catapultas, arietes, ballestas y otros armamentos usados en las Cruzadas se exhibieron durante el espectacular boato cristiano, y el Santo Grial.

El desfile tuvo todos los detalles para impresionar al numeroso público presente este año en las Fiestas de la Reconquista, declaradas recientemente de Interés Turístico Nacional. Mucho movimiento, bonitos trajes y una puesta en escena brillante.

Pero, sin duda, lo que más destacó del boato, aunque muchos espectadores no se dieran cuenta, fue el sentido de fraternidad de los Caballeros Templarios, representado en la participación de comparsas templarias de otras localidades como Murcia, Caravaca de la Cruz, Cieza, Almoradí, Ibi, Pego y Archena. Esta confraternización se vio también con el desfile en el boato cristiano de algunas comparsas moras, como los Negros Egipcios y los Moros Bedawies y una mixta, Templazies, formada tanto por Caballeros Templarios como por Moros Abdelazíes. No sólo esto, la participación de las mujeres fue muy numerosa y el máximo exponente fue la fila Armengolas, integrada por las armengolas de años pasados.

Los templarios, como guardianes de la Cristiandad, contaron con un escuadrón canino que, precisamente, simbolizaba esa idea, guiado por la fila Gran Maestre. Impresionó el espectáculo de arte y fantasía del caballo español con cinco jinetes y una amazona que montaron a seis caballos llegados desde Alicante y Murcia.

El protagonismo, por supuesto, fue para la carroza del embajador, José Manuel Fernández que estuvo acompañado por su mujer, Leonor Pertegal, quienes no dejaron de saludar a uno y otro lado de la calle con su mejor sonrisa.

En definitiva, fue un boato que acercó a los oriolanos el espíritu de fraternidad de la España medieval de las tres culturas, dos de ellas presentes ayer en la ciudad.

(NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO INFORMACIÓN)

No hay comentarios:

Publicar un comentario