martes, 13 de junio de 2017

ELDA - Procesión en honor a san Antón

Procesión en honor a san Antón
Pasodobles de despedida
La última tarde de Moros y Cristianos, Elda se la dedica a San Antón. Primero se celebra la procesión y una vez terminada, la talla, acompañada de los cargos festeros, es portada hasta la ermita

Mariví Pardo 06.06.2017 | 02:51
Hermanamiento entre Moro y Cristiano bajo la atenta mirada del patrón de los Moros y Cristianos.
Hermanamiento entre Moro y Cristiano bajo la atenta mirada del patrón de los Moros y Cristianos. Ernesto sánchez
Fotos de la noticia
Es uno de los actos más emotivos e intensos, y el que pone fin a la fiesta.
San Antón fue el gran protagonista del último día de los Moros y Cristianos de Elda. Cuando todavía no se habían apagado los ecos de las piezas interpretadas en la espectacular Entrada Mora del domingo, Elda se sumergió de lleno en la jornada que dedica a su patrón. El redoble de tambores y las marchas sobrias tomaron el relevo ayer de los pasodobles festeros de las jornadas previas y las calles de Elda se impregnaron de solemnidad para rendir tributo al santo anacoreta.

Con la misma puntualidad que los otros actos del guión de fiestas, a las 18.30 horas, según lo previsto, se inició la procesión, que abrió la cruz de guía seguida de los embajadores Moro y Cristiano, David Juan e Isidro Juan Gallardo así como los estandartes de las nueve comparsas. La seriedad y la solemnidad del acto impregnó las calles del recorrido: San Francisco, Pedrito Rico, Antonino Vera, Pemán, Dahellos, Ortega y Gasset, Nueva y Colón. Miles de eldenses abarrotaron ambos lados de las aceras para no perderse detalle.

Han sido cinco días de intensa actividad y el cansancio era ayer ya patente en la cara de muchos festeros que, sin embargo, no desfallecieron a la hora de rendir un merecido homenaje con todos los honores al patrón de sus fiestas.

Eran las ocho y media de la tarde cuando las campanas de San Ana volvían a repicar. Las últimas escuadras de Estudiantes acababan de salir de la plaza y el alcalde, Rubén Alfaro, y la concejala de Fiestas, Laura Rizo, se integraron en la comitiva que cerró la procesión junto al presidente de la Junta Central de Comparsas, Pedro García y la presidenta de la Mayordomía, Liliana Capó. Junto a ellos, los sacerdotes de la ciudad acompañando a la talla.

Tras el recorrido volvió a la plaza de Santa Ana, para ser recibido por una palmera de fuegos artificiales antes de ser trasladado a su ermita. Allí, subió, de nuevo, las escalinatas del templo y esperó a que las capitanías formaran para iniciar el camino de vuelta.

Traslado del Santo
La banda sonora del último día de fiestas se transformó en apenas unos minutos de marchas procesionales en pasodobles. Los festeros, capitanes y abanderadas iniciaron a un ritmo frenético su camino hasta la ermita de San Anton. Era los últimos minutos de las fiestas de 2017 y se vivieron con intensidad, tal y como empezaron con la Entrada de Bandas y el canto del pasodoble «Idella».

Las capitanías de los Moros y Cristianos de Elda abrieron el paso al santo. Al son del pasodoble «Abanderada» de Antonio Candel Candel y letra de Francisco Tetilla desfilaron hasta la ermita.

Allí, centenares de festeros apiñados en la explanada y las calles adyacentes esperaban al patrón. Y finalmente, con paso rápido, sus porteadores llevaron al patrón de los Moros y Cristianos hasta su lugar de residencia mientras sonaba el pasodoble «A San Antón» de Octavio J. Peidró. Los allí congregados corearon la letra del pasodoble, haciendo hincapié en «Que viva Elda y San Antón», sonaron los repiques de la «campanica» y los comparsistas de los Estudiantes le dieron tres vueltas a la talla antes de la despedida.

Cuando se cerró la puerta de la ermita, las fiestas de 2017 habían finalizado.


(NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO INFORMACIÓN)

No hay comentarios:

Publicar un comentario