martes, 7 de febrero de 2017

SAX - Los primeros arcabuces rugen



Los primeros arcabuces rugen en Sax
Una treintena de festeros dedican sus salvas a San Sebastián en un acto excepcional que tendría que haberse celebrado el domingo

Pérez Gil 25.01.2017 | 03:56
Los festeros dedicando sus salvas a San Sebastián después de que los mayordomos sacaran la imagen a las puertas del templo de Sax
Los festeros dedicando sus salvas a San Sebastián después de que los mayordomos sacaran la imagen a las puertas del templo de Sax ÁXEL ÁLVAREZ
Fotos de la noticia
La Mayordomía tuvo que cambiar de planes al quedarse el camión de reparto de la pólvora atrapado por el temporal.
Los arcabuces rugieron ayer en Sax por San Sebastián ofreciendo una estampa inédita en la historia de la ancestral celebración. En una tarde fría una treintena de festeros de las ochos comparsas de Moros y Cristianos se dieron cita con sus armas de avancarga, frente al pórtico principal de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Querían dedicarle sus salvas de fuego al santo al que la villa empezó a encomendarse en plena Edad Media, cada 20 de enero, para pedirle su amparo y protección ante la temida peste y el resto de enfermedades infecciosas que diezmaban la población de la época.

El ronco estruendo del arcabuz, el destello del fuego y el agrio olor a pólvora volvieron a estar ayer presentes en la villa en un día y una hora inusual, cuando queda una semana justo para que den comienzo las fiestas de Moros y Cristianos en honor al patrón San Blas. Fue un festejo excepcional porque debería haberse celebrado el domingo, durante la procesión de San Sebastián, cuando la venerada imagen recorre las principales calles de la villa siguiendo la estela de la pólvora, en el prolegómeno de las fiestas de San Blas.

Sin embargo el temporal de frío, nieve, hielo y lluvia que la semana pasada azotó la provincia hizo imposible que el camión que transportaba la pólvora pudiera llegar a tiempo a la localidad. Y, ante la imposibilidad de que se pudiera realizar el reparto del explosivo a los festeros por las inclemencias climatológicas, la talla procesionó en la gélida mañana dominical acompañada por los sajeños pero sin la tradicional arcabucería. Solo los más pequeños, guiados por sus padres y abuelos, pudieron detonar sus arcabucitos con petardos. También en la vecina localidad de Elda, y debido a la misma contingencia, fue imposible celebrar el acto de arcabucería por San Antón.

Pero la Mayordomía de San Sebastián de Sax no se resignó ante la contrariedad y decidió convocar a los sajeños a celebrar a las ocho de la tarde de ayer un acto extraordinario, a las puertas del templo parroquial, para que San Sebastián no se quedara este año sin sus salvas de honor. Los participantes recogieron la pólvora por la mañana; y anoche, por espacio de media hora, hicieron retumbar las calles del centro instantes después de que los mayordomos colocaran la imagen del santo en el umbral de la iglesia para que no se perdiera el espectáculo.

Bien es cierto que la festividad de San Sebastián se celebraba en la villa tradicionalmente el 20 de enero. Pero durante las últimas décadas los actos se concentran en el fin de semana siguiente al día del santo. El acto del predicador, la misa solemne y la procesión con arcabucería, heredada de los alardos y soldadesca de los siglos XV a XVIII, constituyen los ejes centrales de la festividad. También en las vísperas se enciende la tradicional Hoguera de San Sebastián, en la que se reparten la mistela y las típicas pastas para entrar en calor; finalizando los actos el domingo por la tarde con las tradicionales danzas, que bailan las Damas y Reinas Mayores e Infantiles, y con las carreras de la Peña, la Larga, la Corta y la de sacos que tienen por premio un conejo y una gallina.


(NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO INFORMACIÓN)




No hay comentarios:

Publicar un comentario