lunes, 5 de diciembre de 2016

ORIHUELA - «Hay que darle a la gente que no es festera un motivo para sentirse identificada con nosotros»

«Hay que darle a la gente que no es festera un motivo para sentirse identificada con nosotros»

«Hay que darle a la gente que no es festera un motivo para sentirse identificada con nosotros»
JOSÉ VEGARA DURÁ
presidente de la Asociación de Moros y Cristianos
«Tenemos que convencer a las comparsas de que ellos son la Asociación y de que quienes están allí son gestores de sus voluntades»
PILAR M. MACIÁ @pilarmacia ORIHUELA
4 diciembre 2016


A Pepe Vegara le salieron los dientes al ritmo de las marchas moras Nazaríes al son de las que hizo bailar a su comparsa, los Realistas, y a todos los que vieron la Entrada Mora del 2005 de la que fue Embajador. Es cristiano por devoción y por su pertenencia a los Caballeros de Santiago, y desde el pasado domingo, cuando fue elegido presidente de la Asociación de Fiestas de Moros y Cristianos Santas Justa y Rufina también es beduino, almorávide, moro viejo, negro egipcio, escorpión, almohábeno, j'alhamed, abdelazí, caballero de San Fernando, templario, tadmir, del Oriol, pirata, seguidor y contrabandista. Pero sobre todo es un hombre comprometido al que le duele que una Fiesta que vive hasta el tuétano no marche todo lo bien que debería, de modo que su empeño va a ser ponerla a desfilar no ya solo por Orihuela, sino por todos los sitios a donde la pueda llevar.

- Justo después de ser elegido dijo que la Fiesta necesita una evolución pero no una revolución, que primero habrá que hacer lo urgente y luego lo importante. ¿Hacia dónde debe ir esa evolución?

--Cuando digo que hace falta una evolución y no una revolución, a lo que me refiero es que no hace falta ponerlo todo patas arriba. Tenemos cosas muy buenas que funcionan. El problema es que se ha hecho una gestión inadecuada y se ha perdido parte de la ilusión del festero. Por lo tanto hay que recuperar algunas cosas y modificar otras. Hay que ajustar los desfiles, pero no tenemos por qué mover de manera excesiva algo que forma parte de nuestra forma de vivir y entender la Fiesta.


LAS FRASES
Evolución

«No hace falta ponerlo todo patas arriba. Tenemos cosas muy buenas que funcionan»

Inmediato

«Lo urgente es hacer una auditoría de cuentas y ver de verdad cómo está la Asociación»

Financiación

«Cuando haya una Asociación fuerte con un trabajo importante las empresas participarán»

Lo importante

«Lo fundamental es recuperar la ilusión de la gente, porque no hay que olvidar que es una fiesta»

- En estos cuarenta y dos años ya se ha visto una evolución.

- Recuerdo cuando Antonio Franco dijo que no se iba a beber en los desfiles. Aquello fue 'la fin del mundo', se acababa la Fiesta. Hoy a nadie se le ocurre parar un desfile para que la fila beba. A eso me refiero. Ha habido cosas que han estado y ya no están. El otro día hablábamos con festeros que decían que el Medio Año se había inventado para las embajadas. Pues bueno, el Medio Año lo hizo Pepe Molina para apuntalar un poco la Fiesta y que la gente no se acordara de los Moros y Cristianos solo de julio a julio. Al principio solo salían las embajadas y hoy tiene muchas más cosas. Se puede decir que en los estatutos pone que en el Medio Año salen solo las embajadas, pero es que en los estatutos también pone que se celebrarán concursos de dominó.

- Entonces, ¿qué es lo urgente y qué es lo importante?

- Lo importante es darle ese impulso a la Fiesta. Hay que revisar los desfiles, hay que cambiar radicalmente la gestión de la asociación. Hacer auditorías, implantar un sistema de calidad que nos dé una seguridad en los procedimientos... Hay que trabajar mucho y convertir aquello en la Casa del Festero, en un espacio con un museo interesante. Tenemos que meter el Museo de la Reconquista en el circuito de museos de Orihuela y en el de la Comunidad Valenciana. Y eso se hace dotándolo de contenido. Es cierto que vas a algunos pueblos a ver un museo, llegas y te arrepientes de haber hecho 300 kilómetros para eso, pero te lo han vendido, has pagado tus dos euros y has comido en el pueblo. Tenemos que ser capaces de mover todo eso. ¿Qué es lo urgente? Pues es llegar a acuerdos con el Ayuntamiento porque el Medio Año está ahí, revisar las galas o los actos de exaltación, darle una vuelta. Lo urgente es hacer una auditoría de cuentas y ver de verdad cómo está la Asociación, que no lo sabemos.

- Tienen que sacar adelante un presupuesto.

- Hay que hacer una auditoría. Si hay proveedores no contemplados en las cuentas saber cuáles son, y saber cuál es el agujero que hay. La gente tiene que cobrar, y tenemos que buscar ese dinero en el Ayuntamiento, pero también fuera del Ayuntamiento.

- En la asamblea se dejó claro que existe un agujero de cerca de 20.000 euros, ¿cree que es de más?

- Para saberlo tenemos que hacer esa auditoría. Estamos formando un equipo de profesionales que se va a encargar de eso, Rubén Rodríguez, nuestro tesorero, es experto y hará la auditoría, se valorará, y entonces veremos dónde vamos a buscar el dinero. Esa es la cuestión. Y eso es urgente.

- ¿Se busca no depender en todo de lo público?

- Es imprescindible. Tengo confianza de que no va a haber problema con el Ayuntamiento porque nuestra justificación del gasto va a ser transparente hasta el extremo. Vamos a cargarnos el efectivo y el cheque y se trabajará por transferencia bancaria. A la gente que sale en los desfiles le buscaremos una empresa de trabajo temporal y que esas personas entiendan que hay que hacer las cosas de una manera determinada. Al final tenemos que hacer una auditoría cada seis meses y cada año una externa para que la gente sepa en qué nos gastamos su dinero. Estoy convencido de que cuando los festeros sepan que nos lo gastamos en la Fiesta, será más fácil que todas las comparsas hagan la famosa declaración de socios. Hay comparsas que aún no lo hacen, y no lo hacen porque tienen la sensación de que el dinero no se ha llevado donde se tenía que llevar.

- ¿Se ha generado desilusión?

- Existe esa sensación de que la Asociación es un ente ajeno a nosotros que además se gasta el dinero en lo que no se lo tiene que gastar. No. Con eso hay que acabar. Eso nos va a permitir poder acudir a la empresa privada y que colabore con los Moros y Cristianos. Cuando se tenga una Asociación fuerte cuyo trabajo suponga proyectar a Orihuela fuera, evidentemente habrá empresarios que querrán participar. Lo ideal sería no depender del dinero del Ayuntamiento, para que si alguna vez se hacen las cosas mal no nos pase lo que nos ha pasado ahora. Estoy seguro de que no habrá motivo para dudar de nuestra gestión, pero queremos que si en un caso hipotético el Ayuntamiento quebrara los Moros y Cristianos deben tener riñones para no quebrar con él.

-¿Y a partir de ahí?

- El tema económico es urgente, aunque no sea lo más importante. Pero es urgente porque hay gente que no ha cobrado. Cuando se va a buscar proveedores y los proveedores saben que no pagas, no te sirven. Y si te sirven, con el dinero por delante. Pero es que el dinero no está. Tenemos que ajustar lo que tenemos, y trabajar muy duro para pagar a quienes debemos, porque si no no generas esa confianza. Eso pasa en los Moros y Cristianos y en el supermercado de la esquina.

- ¿Y lo importante?

- Lo fundamental es recuperar la ilusión, porque esto es una fiesta. La Fiesta se mueve solo por ilusión. Orihuela tiene que tener ganas de que lleguen los Moros y Cristianos, de que llegue el Medio Año, de que los Moros y Cristianos estén todo el año en la calle. Tenemos que tener ganas de hablar de Moros y Cristianos continuamente y eso ahora mismo no está. Llevamos tres años hablando justo de cosas de las que no se tendríamos que hablar: de que no está el dinero, que el Interventor no firma, que nos peleamos entre nosotros... Tenemos que hablar de que se monta una semana con la Concejalía de Cultura en torno a la Fiesta, y que colaboramos con Turismo para hacer una campaña, y que con Educación llevamos los Moros y Cristianos a los colegios de la ciudad, de la costa y de las pedanías.

- Se refiere a Orihuela, no solo a los festeros.

- Es que yo quiero que sea Orihuela. Lo que pasa es que está muy bien mirarse al ombligo y pasarse un rato muy bueno. Pero a nadie se le puede olvidar que el domingo había llamadas a votar casi 2.500 personas. En el casco urbano de Orihuela vivimos cuarenta y pico mil, y en todo el municipio más de ochenta mil. Somos el 5% de la población, y no podemos olvidarnos. Muchas veces no nos damos cuenta de que hay mucha gente a la que los Moros y Cristianos les tocan las narices y no pueden dormir, se van a la playa... Gente que nos ve casi como el enemigo, como ese grupo de borrachos que arman la de Dios. Eso se tiene que acabar y Orihuela debe sentir que los Moros y Cristianos son una parte importante de su acervo cultural como la Semana Santa o la Esquina del Pavo. Tenemos que estar por la noche, porque es una fiesta, tenemos que comer paella todos los días, pero tenemos que hacer algo más y dar a la gente que no es festera un motivo para sentirse identificado con nosotros. Hay que ser capaz de hacer una oferta cultural y social que convenza de que los Moros y Cristianos forman parte de ellos, y cuando hablemos fuera de mi pueblo o en mi pueblo, que sea con el mismo orgullo que hablo de 'La Tentación de Santo Tomás' de Velázquez o de la Cruz de la Muela. Si conseguimos eso, toda esa gente podrá ser más tolerante, porque deben sentirse parte de eso y aunque me moleste, lo tolero porque es mejor para el pueblo.

-¿Y cómo se hace eso?

- Pues implicando a ciertas concejalías y dando motivos a Orihuela entera para que se sienta festera. Porque Orihuela, según en los ambientes en los que nos movamos, no se siente festera.

- Durante los últimos meses se ha reunido con festeros, con presidentes de comparsas, y ahora quiere volver a reunirse con todos los presidentes para conocer sus necesidades. Hasta el momento, ¿qué le han transmitido? ¿Qué quieren las comparsas?

- Lo primero que quieren es tranquilidad. Poder trabajar, poder hacer la Fiesta en condiciones, saber en qué nos gastamos el dinero, remediar el tema de lo tedioso que se han convertido algunos actos, los de exaltación, los desfiles... Este año yo era el último del desfile y el que quitaba las telas nos iba adelantando. No podemos tener un desfile que dure cinco horas. Hay que ver la forma de arreglar eso. Las necesidades son diferentes según las comparsas, pero al final la sensación general es que hace falta un cambio y un impulso. Estamos en un momento muy complicado, casi de contracción. Hace falta movimiento, gente joven en la asociación. En nuestro equipo la hay, gente preparada y con ideas que nos va a dar ese espejo en que mirarnos. No nos damos cuenta de que el Ayuntamiento ha levantado la mano, y de no haberlo hecho la cosa se habría complicado mucho.

- ¿Cuándo se va a reunir la Junta Directiva Central?

- La idea es que pueda hacerse cuando antes. Como muy tarde la semana que viene.

- El presupuesto depende de otra asamblea, urge ponerse a trabajar.

- Nosotros tenemos el equipo confeccionado prácticamente, hay que avisar a las personas que formarán parte de los grupos de trabajo en la nueva estructura. Y empezar a trabajar ya. Desde las cuentas presentadas habrá que ver la documentación y a partir de ahí hacer esa auditoría. Rubén es capaz de hacer en dos o tres días, y tomar medidas para elaborar el presupuesto. Ver qué partidas del año pasado son susceptibles de ahorrarnos. Hay algunas que directamente nos vamos a ahorrar y todo el mundo sabe las que son, y a partir de ahí hay mucho trabajo por hacer. Acudir a agentes sociales, por qué no pedir colaboración a los hosteleros del desfile, o a la asociación de comerciantes. Hay muchas cosas. Ahora ha expirado el acuerdo con la empresa que gestionaba las sillas. Habrá que ver opciones, ver entre las empresas de aquí qué se puede hacer. Hay que hablar con el Ayuntamiento a ver a dónde hay que llegar, porque tenemos que darle motivos para que quiera colaborar, que le valga la pena, porque estoy no es ir a pedir limosna.

- Insiste en mejorar la relación con la Undef (Unión Nacional de Entidades Festeras) para esa proyección exterior, ¿cuál es ahora esa relación?

-Ahora mismo es prácticamente nula, por no decir nula. ¿En qué puede repercutir? A ver, la Undef no es más que un medio, pero sirve para lo mismo que tiene que servir la Asociación a las comparsas. Evidentemente se es más fuerte cuando se va a los sitios con gente de la mano. Ahora hay pueblos que no forman parte de la Undef como Alcoy y Villena porque son lo suficientemente fuertes para que la Undef no les haga falta. Nosotros debemos alcanzar ese nivel, pero evidentemente ahora nos da las ventajas que da el ir en grupo. Si hay que pelear algo será más fácil. Entonces sirve para enterarnos e incluso participar e influir en la toma de decisiones que afecten al festero.

- ¿El ejemplo más claro puede ser el del uso de los trabucos?

- El mejor. La Undef acaba de homologar un trabuco que no precisa de permiso de armas para ser usado. Un arma que reúne unas condiciones diferentes. Esa gestión se ha hecho desde ahí con el Ministerio. ¿Va a hablar el Ministerio con la Asociación Santas Justa y Rufina de Orihuela? No. Pues para eso sirve la Undef, porque al final que disparemos depende de que nos dejen disparar. La Guerrilla ya no goza de muy buena salud, si solo pudieran salir los ocho o diez que tienen permiso de armas los demás deberíamos quedarnos en nuestra casa. Y lo mismo digo con la relación con los Moros y Cristianos de poblaciones cercanas, en la Vega Baja hay muchos pueblos que los celebran y tenemos que estar cerca de ellos, porque seguro que vamos a tener necesidades comunes, y si vamos de la mano a tocar puertas, siempre será mejor.

- Forma parte de la comisión de la Declaración de Interés Turístico Nacional, ¿cómo está el expediente?

- Está prácticamente resuelto. De hecho en la última reunión que tuvimos se dijo que el 90% está hecho. Creo que antes de Semana Santa estará ensayado y enviado al Ministerio y para el 2017 podríamos tener la declaración. Eso implica más promoción turística, más llegada de turistas, con lo que tiene de bueno para la hostelería, para todo tipo de comercio. Estaríamos dentro de circuitos en los que no estamos y es una ayuda importante. Y hay que ir en seguida a por el Internacional. Por eso tenemos que trabajar a piñón con la Concejalía de Turismo, porque de ese 10% que queda la Asociación tiene responsabilidad. No puede ser que falte nuestra gestión, cuando somos los más interesados. Es verdad que eso lleva su camino, pero también es urgente y no podemos despistarnos, porque para que esté la Fiesta tenemos que hacer otras cosas.

- El proyecto de su junta, ¿es para cuatro años o nace como algo que pretende tener más continuidad?

- Siempre digo que la Fiesta es como una criatura que está viva. Nosotros le damos de comer y ella coge su camino hacia un lado o hacia otro. El proyecto que tenemos es para siempre. De todas formas siempre he pensado que la gestión de un grupo de personas que dure más de ocho años tiene que ser por un motivo muy importante, porque si no las cosas se anquilosan. No digo que vayamos a estar ocho años, ojalá estuviéramos cien, pero lo claro es que nuestro proyecto está pensado para impulsar la Fiesta. Cuando esté donde consideramos que debe estar habrá que revisarlo porque no hay proyectos eternos y cuando se alcanzan unas metas hay que marcar otras. Esa continuidad dependerá de las comparsas. Nosotros tenemos nuestra idea sobre el compromiso que tienen que tener las comparsas, porque esta es una gestión de todos. Si no estamos todos no sirve para nada. Tenemos que pasar de 2.500 a 50.000, y de esos, 30.000 tienen que tener compromiso. La evolución estará en las necesidades que se detectan ya, sin futuribles, y ya echar a andar. Las necesidades cambiarán conforme evolucionemos en base a las necesidades de las comparsas.

- ¿Lo primero?

- Lo que ya hemos hablado de solucionar el tema económico, el de los desfiles, y a partir de ahí hacer esa labor de convencer, porque pienso que tiene que ser una labor de convencimiento a las comparsas de que ellos son la Asociación. Porque los que están allí son solo gestores de las voluntades de las comparsas. Sus representantes tienen que detectar cuál es el sentimiento y las necesidades, y trasladarlas a la Asociación para que se gestionen. Tienen que encontrar allí el apoyo y la fuerza que da el grupo. Ya no hay rallies de coches antiguos, ya no hay recepción del oriolano ausente, las retretas ya no son unos desfiles... Ha habido una evolución, pero ahora mismo estamos parados y hay que volver a echar andar. Y cuando empecemos a andar las cosas volverán a funcionar.


(NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO LA VERDAD)

No hay comentarios:

Publicar un comentario