lunes, 18 de julio de 2016

ORIHUELA - Recepción con sorpresa en la Embajada Cristiana


Recepción con sorpresa en la Embajada Cristiana

PILAR M. MACIÁ | ORIHUELA @pilarmacia
16 julio 2016
El Embajador Cristiano de la comparsa Caballeros del Rey Fernando fue el último en realizar su recepción oficial a cargos, comparsistas y familiares y amigos en el cuartel ubicado a espaldas del templo de las Santas Justa y Rufina. Fue anoche, y contó con una sorpresa muy especial sobre todo para el Embajador, Antonio José Rubio, y su Dama, Irene Huertas, quien desde la media noche del viernes es además su mujer.

El acto se inició con un ballet que acompañó a los cargos hasta el escenario y continuó con las palabras de bienvenida del Embajador, quien agradeció a todos los que han hecho posible que prácticamente haya completado su año como máximo representante del Bando de la Cruz, que culminará el viernes con el desfile de Entrada Cristiana en el capitaneará a las huestes de los Caballeros del Rey Fernando. Luego se sucedió la entrega de regalos, de parte de la comparsa, Rubio e Irene recibieron dos trabucos. Se los entregó el presidente de la agrupación festera, Juan Francisco Martínez, quien también tuvo un detalle para el Embajador Moro, Juan de Dios Rogel y su Favorita, Marian Esteban; así como para la Armengola, Gloria Valero y su Pedro Armengol, Iván Tormo. Todos, festeros del Bando Moro, recibieron unas dagas que podrán lucir en sus desfiles.


Llegó el momento de más regalos, los de las compañeras de Irene Huertas en la Escuela Infantil El Mirador de Elda, los de sus familiares y amigos, un viaje para descansar de la vorágine de las fiestas, una vez que pase, y de su hija, Sofía Rubio. La Armengola también tuvo un detalle con el Embajador, un Oriol para que lo luzca en la solapa, mientras que de parte de los que son sus compañeros de batalla este año la pareja recibió un retrato de ambos.


El presidente de la Asociación de Fiestas, Antonio Manuel García Alcocer y el alcalde, Emilio Bascuñana, felicitaron al Embajador por la recepción y por los agasajos recibidos. Y fue entonces cuando llegó el momento más especial.

Con José Rubio e Irene Huertas acompañados en el escenario solo por el mantenedor del acto, el periodista Juan Catalán, el Embajador Cristiano clavó la rodilla en el suelo y pidió a su Dama que fuera también su mujer. Con permiso del alcalde, como máxima autoridad, se celebró una ceremonia civil que estuvo dirigida por la concejal socialista María García Zafra, compañera de trabajo durante años en Canal Vega TV del entonces ya novio. Los hermanos de los contrayentes, Rosa Huertas y Víctor Rubio fueron testigos de una ceremonia en la que se intercambiaron rosas como muestra de amor y al ser una comparsa cristiana no faltó la bendición del párroco de la iglesia de las Santas Justa y Rufina, José Luis Satorre, quien dio paso al alcalde para que diera la enhorabuena a los novios y cerrara el acto para iniciarse la música que sonó hasta la madrugada en el cuartel de los Caballeros del Rey Fernando.



(NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO LA VERDAD)

No hay comentarios:

Publicar un comentario