martes, 26 de julio de 2016

ORIHUELA - Las fiestas siguen sin tregua


Las fiestas siguen sin tregua

Los proclamados nuevos embajadores Moro y Cristiano, a la derecha de la imagen, con sus homólogos actuales de las Fiestas de la Reconquista. :: alberto aragónLos proclamados nuevos embajadores Moro y Cristiano, a la derecha de la imagen, con sus homólogos actuales de las Fiestas de la Reconquista. :: alberto aragón
Caballeros Templarios y Moros Almorávides presentan a sus embajadores para el año que viene
La máxima distinción del Bando Cristiano la ostentará José Manuel Fernández Gutiérrez y Rafael García Terrés guiará a las huestes de la Media Luna
JOAQUÍN ANDREU  ORIHUELA
25 julio 2016
Las Fiestas de la Reconquista culminaron la noche del pasado domingo con el majestuoso Boato que presentaron en las calles de la ciudad los Moros Beduinos con su máximo representante al frente, Juan de Dios Rogel, pero casi sin tregua los festeros comenzaron a preparar la edición del año que viene.

No hay paréntesis que valga y quedan por delante doce meses en los que tocará a las comparsas que ostentarán la mayor distinción de ambos bandos acelerar el ritmo para que sus embajadas queden a la altura de unos desfiles que se han consolidado como de los más importantes de la Comunitat Valenciana. Aunque las agrupaciones festeras comienzan años antes a organizarse de modo interno para que la logística esté engrasada lo hacen a falta solo de un detalle, saber las personas que los guiarán en sus entradas.

Como ya es habitual desde hace unos años, con la última de las filas del segundo de los desfiles rompiendo formación en la Plaza Alfonso XIII, tocaba conocer bien entrada la madrugada a los dignatarios del Bando de la Cruz y de la Media Luna. En el caso de los primeros y dentro de la rotación entre las comparsas el turno llega a los Caballeros Templarios y serán los Moros Almorávides los encargados de encabezar a las huestes del turbante y alfanje al hombro.


En un principio la Asociación de Fiestas de Moros y Cristianos Santas Justa y Rufina anunció que la presentación que se iba a hacer en primer lugar sería la del máximo representante templario, José Manuel Fernández Gutiérrez, pero la comitiva de cargos salientes con el presidente de la entidad festera, Antonio Manuel García Alcocer, invirtió el orden y se desplazaron hasta la kábila almorávide ubicada en la Ocarasa, muy lejos de la sede de los cristianos ya que está en pleno corazón del Rabaloche.

El hecho suscitó quejas entre los cristianos y no pocos representantes de comparsas moras presentes en el cuartel de los Caballeros Templarios en lo que entendieron era una descortesía hacia ellos y no aceptaron como excusa la tardanza en acabar la Entrada Mora o que sobre la marcha el orden de las presentaciones se hubiese cambiado sin tener ellos constancia de tal circunstancia. Al final la comparsa rabalochera optó por presentar a su máximo exponente para el 2017 sin presencia del alcalde, la edil de Fiestas o los embajadores actuales y la Armengola, Gloria Valero, que llegaron al barrio con el cargo cristiano proclamado ya.

En lo que concierne a José Manuel Fernández es un festero de pro desde los orígenes de la Fiesta a la vez que ejerce de presidente de esta comparsa compuesta por unas setenta familias. Fernández, hombre de pocas palabras, estaba exultante desde antes de su investidura puesto que también antes de esta tuvo lugar el 'bautizo templario' de su primera nieta que pasa a engrosar las huestes cristianas, una de las actividades que realiza su comparsa a nivel interno.

En sus palabras a los socios tuvo frases de agradecimiento por el nombramiento y estuvo acompañado por el presidente de los Moros Realistas, José Vegara, quien elogió la labor de este en una comparsa modesta pero de la que dijo estar seguro que deparará una gran Embajada. El nuevo Embajador Cristiano se inició en la fiesta en el año 1974 en las filas de los Caballeros del Rey Fernando, más tarde estuvo en las de los Marinos Corsos y desde hace quince años está en los Templarios como uno de los socios fundadores. Emocionado tuvo palabras de recuerdo para sus allegados «y mi otra familia, los templarios» como también el apoyo recibido por su comparsa por otras como las de Cieza, Ibi, Almansa o Almoradí que también rinden tributo a los soldados de la Orden del Temple. Tras sus sencillas palabras recibió como símbolo de lo que será su cargo una imponente espada y bajó del estrado por el pasillo formado con sus armas por socios de la agrupación que dirige.

Asimismo el Bando de la Media Luna tendrá como máxima figura a Rafael García Terrés. El nuevo Embajador Moro es uno de los hombres que fundaron las fiestas y que pusieron el germen de los Almorávides. En su comparsa ha sido desde presidente a Yusuf, cabo y otros cargos. Será el quinto embajador de la misma tras las ostentadas por Claudio Sarabia, Monserrate Peñalver, Domingo Espinosa y Antonio Franco.



(nOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO LA VERDAD)

No hay comentarios:

Publicar un comentario