viernes, 13 de mayo de 2016

PETRER - Los cuatro minutos que desatan la euforia

Petrer
Los cuatro minutos que desatan la euforia
El Pasodoble «Petrel» abrió anoche, en la plaça de Baix, las Fiestas de Moros y Cristianos ante una multitud exultante

PÉREZ GIL 13.05.2016 | 03:46
Los cuatro minutos que desatan la euforia
Los cuatro minutos que desatan la euforia
Fotos de la noticia
Bajo la batuta del director Enrique García Asensio, 700 músicos interpretaron la pieza que identifica a los petrerenses y sus tradiciones.

Cuatro minutos y 50 segundos es lo que dura el pasodoble que el maestro Miguel Villar compuso para el pueblo de Petrer como himno de sus fiestas de Moros y Cristianos. Casi cinco minutos que anoche volvieron a desatar la euforia de las más de cinco mil personas, festeros y no festeros, que se congregaron en la plaça de Baix para cantar «Petrel» con los sentimientos a flor de piel y el júbilo de haber culminado un largo año de ilusiones.

Le habían contado muchas cosas, e incluso había visto videos por internet, pero no podía imaginarse el experimentado director de banda y orquesta Enrique García Asensio la emoción que iba a experimentar anoche, en la almena del castillo de Embajadas, mientras dirigía a 700 músicos de doce bandas y a una multitud tan entusiasta como entregada que cantaba, bailaba y saltaba en el arranque de los festejos de San Bonifacio. Un momento que difícilmente podrá olvidar el prestigioso músico, miembro del Consejo Valenciano de Cultura y de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, al que el presidente de la Unión de Festejos, Vicente Escolano, definió en marzo, durante su presentación, como la «persona idónea para dirigir un acto tan importante y emotivo en nuestra población».




Pero todo empezó ayer a las ocho de la tarde con la interpretación de la Marcha Real en la plaça de Baix. A continuación la directiva de la Unión de Festejos, precedida por la Unión Musical y seguida por la Asociación Virgen del Remedio, acompañaron a las autoridades hasta el Guirney para recibir a las diez bandas. Y desde allí los festeros de las diez comparsas, ataviados con sus distintivos, iniciaron la «entrada saludo» camino del castillo de Embajadas donde, a las nueve y media, se vivieron los cuatro minutos y 50 segundos que inmortalizan a Petrer.


(NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO INFORMACIÓN)

No hay comentarios:

Publicar un comentario