miércoles, 13 de abril de 2016

ALCOY - Los cargos de las Fiestas ya tienen sus tapones para los oídos


Redacción
Miércoles, 13 de abril de 2016
FIESTAS
Los cargos de las Fiestas ya tienen sus tapones para los oídos

Gentileza de Garrido Óptico.

Los cargos de las próximas Fiestas de Moros y Cristianos 2016, Pedro López, Capitán Moro de los Miqueros, Paco Baldó, Capitán Cristiano de los Mozárabes, Fidel Mestre, Alférez Cristiano de los Chano y Javi Gandía, Alferez Cristiano de los Almogávares han acudido a la tienda para que se les hicieran a medida los tapones y poder recogerlos.



Santiago Segura, técnico superior audioprotesista, ha realizado un trabajo de campo el pasado Día del Alardo, midiendo la cantidad de decibelios de ruido que había en la calle.

De los datos que Santiago obtuvo y que hace poco ha resumido se ve como el disparo de un solo trabuco con una carga de pólvora alcanza los 95 decibelios.

Si se tiene en cuenta los trabucos de una filà con una media de 20 componentes disparando casi a la vez se llega según las zonas hasta los 118 decibelios en el tramo estrecho de la calle San Lorenzo, los 115 en el tramo ancho de esta misma calle, los 100 en la Plaza de España o los 98 en la Avenida del País Valencià.

Por su parte, los disparos del ‘Cop’ oscilan entre los 100 y los 126 decibelios. Segura también ha explicado que un esquema por el que una persona puede estar un determinado tiempo expuesto a estos decibelios sin sufrir daños, pero que si se superan estos márgenes se puede producir una pérdida de audición.

Así en caso de que el nivel de ruido sea de 85 decibelios el tiempo de exposición puede ser hasta 8 horas sin peligro. Este tiempo se va reduciendo a la mitad con el aumento en solo 3 decibelios, hasta que con 100 el tiempo es 15 minutos, de 103 de 7 minutos, de 106 de 3’5 minutos, de 109 de 90 segundos, de 112 de 45 segundos y de 115 decibelios es aconsejable no estar ni un segundo cerca sin protección.

Teniendo en cuenta que los datos registrados en el Alardo están entre los 95 y los 126 decibelios, desde Garrido Óptico se aconseja de forma encarecida que se usen protecciones hechas a medida.


Y es que si bien han visto que un 90% de los festeros utilizan tapones, estos protegen sus oídos de forma poco fiable, estando expuestos a sufrir alguna lesión o pérdida auditiva. Por su parte, un gran porcentaje del público asistente al Alardo no utiliza ningún tipo de protección para sus oídos lo que es totalmente desaconsejable. El estudio concluye recordando que la lesiones o perdidas auditivas son irreversibles.

(NOTICIA Y FOTOS PUBLICADAS POR PAGINA66.COM)


No hay comentarios:

Publicar un comentario