jueves, 28 de enero de 2016

ELDA - El templo vibra de emoción con las abanderadas de los Moros y Cristianos

Moros y Cristianos de Elda El templo vibra de emoción con las abanderadas de los Moros y Cristianos de Elda En el acto de proclamación de los capitanes en una iglesia de Santa Ana vestida de cine, el embajador moro, Damián Varea, traspasó su cargo a su sucesor, David Juan Monzó, de Las Huestes del Cadí MARIVÍ PARDO 25.01.2016 | 04:16 El templo vibra de emoción con las abanderadas de los Moros y Cristianos de Elda El templo vibra de emoción con las abanderadas de los Moros y Cristianos de Elda Fotos de la noticia Los Moros y Cristianos de Elda ya tienen capitanes y abanderadas para 2016 y así, lo proclamaron en el acto que siguió a la misa de San Antón, que se celebró en la iglesia de Santa Ana. El templo se vistió de cine y como si de una gran producción hollywodiense se tratase, se procedió al traspaso de las bandas y las banderas entre quienes representaron a sus comparsas en 2015 y quienes lo harán en 2016. La emotividad del acto quedó plasmada, una vez más, en los rostros de los cargos, tanto en los entrantes como en los salientes, en el momento de cesión del título. Incluso alguna de las abanderadas dejo asomar en su rostro lágrimas de emoción. Mientras que las que abandonaban el cargo lo hacían de tristeza, las nuevas vivían los primeros momentos de unas fiestas muy especiales con responsabilidad e ilusión. Primero fue el turno de las comparsas del bando cristiano con la de Contrabandistas. El de bando moro, lo abrió la de las Huestes del Cadí. Las abanderadas de ésta estrenaron el traje femenino que se presentó hace una semana. Embajadores En este año además del traspaso de bandas entre los cargos festeros, también se vivió el relevo del embajador moro Damián Varea a su sucesor, David Juan Monzó. Los embajadores, el moro, Damián Varea y el cristiano, Isidro Juan Gallardo abrieron el acto con la declamación de un pasaje de la embajada eldense. Así, el que hasta ahora era el líder de las tropas moras se despidió despojándose de su tocado y recibió el enfervorecido aplauso del público que se puso en pie para decirle adiós. Así, después de fundirse en un abrazo con Monzó le entregó las credenciales de embajador. Al mismo tiempo, se escuchó el estruendo de los arcabuces, que despidieron a Varea y dieron la bienvenida a Monzó. También los embajadores fueron los encargados durante el ofertorio de la eucaristía previa de entregar las bandas, que más tarde lucirían los capitanes y abanderadas. Desfile Tras el acto, la imagen del patrón de los Moros y Cristianos salió portada por socios de la comparsa de Piratas de la iglesia entre los disparos de arcabucería. Una vez estuvo el santo en su ermita, se inició el desfile de la Media Fiesta en el que participan los Embajadores con sus escuadras especiales, las comparsas, representadas por sus cargos festeros salientes y entrantes, y las cuatro escuadras designadas premiadas en los Moros y Cristianos de 2015. La buena climatología de la mañana de enero propició que el desfile de las comparsas brillarán como la mejor de las Entradas. (NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO INFORMACIÓN)

No hay comentarios:

Publicar un comentario