jueves, 20 de agosto de 2015

ELCHE - Reflejo de «lo mejor» del pueblo ilicitano

Reflejo de «lo mejor» del pueblo ilicitano Comienzan las Fiestas de Elche FOTOS FOTOGALERÍA Antonio Parreño junto al alcalde durante la lectura de su pregón desde el balcón del Ayuntamiento, anoche. / M. S./ AGM Antonio Parreño Bernal llama en su pregón a disfrutar de unos festejos patronales «espectaculares» El periodista ensalza los patrimonios de la ciudad, el carácter emprendedor y acogedor de Elche y «el trabajo de todos» por engrandecer «nuestras fiestas y tradiciones» GÓMEZ ORTS | ELCHE 8 agosto 2015 Con el cariño y la ilusión que se viene repitiendo año tras año, anoche se levantó el telón de las fiestas patronales de Elche 2015, con la masiva presencia en la Plaça de Baix de todos los entes festeros y población en general. Gentío que acudió a escuchar el Pregón pronunciado desde los balcones del Ayuntamiento por el periodista de TVE Antonio Parreño Bernal, que como no podía ser menos, le infirió un hondo sentido de ilicitanismo. En lo prolegómenos, interpretación en la plaza del Congreso Eucarístico de la pieza musical 'Caballeros de Navarra', por las bandas de música participantes en la Entrada de Bandas de la Asociación Festera de Moros y Cristianos; encendido del alumbrado extraordinario de fiestas y congregación en la Plaça de Baix de todos los entes festeros y público en general. El alcalde le entregó la batuta al director de Coral Illicitana, que juntamente con la Banda Sinfónica Ciudad de Elche interpretaron 'Aromas Ilicitanos'. Y ya por fin, el esperado pregón. Tras la presentación a cargo de Conchi Álvarez, Antonio Parreño comenzó su intervención contando sus vivencias de la niñez, en la zona de los Pisos Azules, percatándose de la gran responsabilidad que contraía en este acto, por su calidad de ilicitano y su respeto a las tradiciones. El fuerte viento impidió el lanzamiento del castillo de fuegos artificiales tras el pregón Tras agradecimientos al alcalde y la Corporación municipal, por brindarle el honor, realizó un repaso a sus cuitas como periodista. Contó cómo a sus 18 años cogió el tren a Madrid, lo que le ha permitido realizar un amplio recorrido por muchos paises en momentos cruciales y delicados, acaparando historia, desde el barrio Harlem de Nueva York, tras ser elegido el primer presidente negro, a la revolución democrática en las calles de Túnez, la caída de Gadafi, en Libia, los barrios bombardeados de Beirut, Bagdad llena de tanquetas o bloques de hormigón, o el pleno caos en Puerto Príncipe tras el devastador terremoto de Haití. Eso sí, puso de relieve que el estar fuera no le ha hecho sentirse lejos de Elche ni de los ilicitanos, sino todo lo contrario, tanto porque viene a menudo como por estar siempre pendiente de las noticias de su pueblo, y con el pensamiento de sus compañeros del colegio Miguel de Unamuno, o del Instituto de Carrús, o con los que jugaba al baloncesto en el CB Ilicitano y el CB Elche en el Parque Deportivo. Confesó que pensar desde fuera la ha permitido apreciar mejor la fuerza de los orígenes, «el lazo invisible que te une a tus raíces». Pasó a ponderar las virtudes de Elche, con sus Patrimonios de la Humanidad, sus universidades, y el Elche CF, con ese esfuerzo de todos por salvarlo de la hecatombe. Realizó un canto a Elche, recordando a Miguel Hernández con su poema 'Canto a Valencia', cuando decía aquello de «en la Palmera mágica del Cura siempre tronando un himno por la Dama», cuya vuelta reclamó, y destacó el espíritu emprendedor de los ilicitanos. Por ello, aseguró, Elche se merece tener «unas fiestas espectaculares y creo sinceramente que las tiene», por el esfuerzo de todos y la ilusión y devoción a la Patrona, la Virgen de la Asunción. Hizo hincapié en que las fiestas de agosto «son para mí una ocasión de volver a casa cada año, a la vez que una bolsa de grandes recuerdos con la familia y mi infancia, el silbido de los cohetes y el olor a pólvora.» Se refirió a la Nit de l'Albá y todo cuanto encierra la mágica noche, incluida la tradición de comer la sabrosa sandía. Confesó que tiene una niña de siete años, Blanca, que desde los dos lleva viendo l'Albá. Se refirió a sus visitas a la barraca municipal, y cómo no, al Misteri, «con las voces profundas de los apóstoles y la casi celestiales de los niños», y el gran mérito que tiene su conservación a través de los siglos. Patrimonios Destacó que los Patrimonios de la Humanidad sirven para incrementar el turismo, sin olvidar a la Dama y su lucha y tesón porque vuelva a la ciudad. Tuvo otro recuerdo a la Roà, su nostalgia por aquellos comienzos profesionales en TeleElx y Radio Exprés «que ne enseñaron lo que es el periodismo de calle», y pudo conocer el esfuerzo de todos por engrandecer las fiestas. Finalizó ponderando la ilusión y el trabajo de todos por enaltecer las fiestas, conservar e incrementar las tradiciones y dejar patente «el reflejo de lo que somos: un pueblo orgulloso pero acogedor con el turista, trabajador pero con buen humor y un fino sentido de la vida. Un reflejo de lo mejor del pueblo de Elche. Así que ilicitanos, os pido que gritéis conmigo: Visca Elx, Visca la Mare de Déu, Visquen les Festes d'Agost 2015». Al término de su pregón, el alcalde, Carlos González, le impuso la medalla del Bimil•lenari de la ciudad -ya recibió el Ram d'Or tras su conferencia en el Día de Constitución de 2007- y declaró abiertas las fiestas, aunque no se disparó el castillo de fuegos artificiales a causa del fuerte viento. Tras el 'Himno a Elche' entraron en acción los Moros y Cristianos, que iniciaron su participación en las fiestas patronales agosteñas con el desfile informal de la Entraeta. (NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO LA VERDAD)

No hay comentarios:

Publicar un comentario