sábado, 18 de julio de 2015

ORIHUELA - Señas de un pueblo para la Historia

Señas de un pueblo para la Historia

 Señas de un pueblo para la Historia FOTOS
FOTOGALERÍA
La Armengola con los Embajadores preceden a la Enseña del Oriol en su paso por las calles de la ciudad. / A. A.
Las calles se llenan de miles de festeros y acompañan al Oriol por todo el centro de la ciudad
JUAN DIEGO ROCAMORA  ORIHUELA
18 julio 2015

Las señas de identidad de un pueblo perduran en el tiempo y gracias a sus vecinos se consolidan y quedan para la Historia por ser hechos que no pasan en ningún otro lugar del mundo. Así es como ha perdurado en Orihuela una de sus celebraciones más singulares, el Día del Pájaro y la conmemoración del 773 Aniversario de la Reconquista. Una particularidad que ha dado a Orihuela el rango de noble e ilustre y ser inspiradora, además, de artistas y poetas como el universal Miguel Hernández. Miles de festeros llenaron ayer las calles y acompañaron a la Gloriosa Enseña del Oriol por toda la ciudad, un desfile cuyo Síndico, Francisco Giménez Ávila, portó la bandera y la dejó a otros ediles durante el desfile y al llegar al Consistorio, para colocarla en el balcón ante cientos de oriolanos.

Pasadas las doce y media de la mañana el Oriol salía de la iglesia de las Santas Justa y Rufina presidida por el cortejo eclesiástico, la Corporación municipal, embajadores Moros y Cristianos, así como cuerpos de la policía y Guardia Civil. Los festeros se encaminaron por las calles del casco histórico rememorando la historia que se mezcló entre los bandos de la Media Luna y la Cruz para adentrase por la calle Mayor. Los portadores de la Enseña del Oriol hicieron una parada en la Catedral del Salvador, en la que se quedaron los párrocos y obispo y aprovechó el Síndico para que uno de los ediles ocupara su puesto durante un rato del desfile. Los concejales de Cambiemos se incorporaron también en este punto para diferenciar, según su portavoz, lo religioso del acto con lo lúdico.

El Obispo dirige la Misa de la Reconquista presidida por la Gloriosa Enseña del Oriol
Las marchas moras y las cristianas retumbaron entre el Palacio Episcopal y la Catedral y los festeros se encaminaron a dar la tradicional vuelta a los puentes hasta el monumento a la Armengola de Capuchinos, para seguir después hasta el Palacio del Marqués de Arneva. Los comparsistas recorrieron las calles con sombrero en la cabeza y bebida en mano para calmar el calor, ya que las temperaturas rondaron los cuarenta grados. También hubo ayuda externa por parte de los vecinos que desde los balcones de sus casas rociaron con mangueras de agua a los festeros, y algunos de estos aprovechó las fuentes del Ayuntamiento, Monserrate o los Pozos de Cremós para darse un remojón.

Las temperaturas rondaron los 40 grados y los festeros recorrieron las calles con sombreros y bebidas

El Síndico aprovechó alguna parada para que uno de los ediles ocupara su puesto durante un rato
La Armengola, embajadores, Síndico y Corporación Municipal, junto con la Enseña del Oriol llegaron al monumento de la Armengola para rendir homenaje a la heroína de la leyenda y al pájaro, ante la mirada atenta de cientos de oriolanos que vivieron expectantes la izada de la bandera de España al mismo tiempo que sonaba el Himno Nacional.

Cientos de festeros se agolparon a las puertas del Palacio del Marqués de Arneva para presenciar la llega da de la Gloriosa Enseña del Oriol. Desde el balcón municipal representantes de los grupos políticos, menos el de Cambiemos, subieron a través de las cintas al Pájaro Oriol que con altanería divisó un pueblo que cantó el himno de la Comunitat y se despidió entre aplausos cuando los relojes ya marcaban más de las tres del mediodía. Ya por la noche la retirada de la Enseña, de manera excepcional, se hizo media hora más tarde con la finalidad de facilitar la asistencia al acto a los festeros que participaron en el desfile de la Entrada Mora.


(NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO LA VERDAD)

No hay comentarios:

Publicar un comentario