sábado, 18 de julio de 2015

ORIHUELA - A hombros de 40 guerreros

A hombros de 40 guerreros
La penúltima jornada de las Fiestas de la Reconquista dejó ayer una majestuosa Entrada Mora

IVÁN JIMÉNEZ / FOTOS: TONY SEVILLA 18.07.2015 | 06:13
A hombros de 40 guerreros en Orihuela
Ver Galería
A hombros de 40 guerreros
Más fotos
La penúltima jornada de las Fiestas de la reconquista dejó ayer una majestuosa entrada Mora con Ricardo Pérez, embajador del bando de la Media Luna como absoluto protagonista en una carroza que simulaba un ejército de guerreros que portaron a hombros al conquistador de Orihuela, acompañado por un auténtico ejército formado por 400 músicos que hicieron vibrar a las decenas de personas que se concentraron a lo largo de todo el recorrido para presenciar un boato que no dejó indiferente a nadie por su gran contenido.

La majestuosidad que alcanzó la invasión islámica en toda la península ibérica, y en especial en Orihuela tras la conquista árabe, volvió a inundar anoche las calles de la ciudad con la espectacular entrada mora que trasladó a los centenares de personas que salieron ayer a la calle varios siglos atrás en su historia en conmemoración de la entrada del ejército moro en territorio oriolano tras la conquista de la ciudad.

Así, Ricardo Pérez, embajador Moro de la comparsa Moros Realistas, entró con la ciudad en una carroza que simulaba estar portada a hombros por 37 guerreros dorados realizados a tamaño natural, acompañado de su hijo. Escoltado a las majestades, 11 caballeros lucieron el escudo de la capitanía. El séquito de Suleyman (como conocen los musulmanes a su embajador), se completó con nada más y nada menos que 400 músicos que representaron la alfombra de discípulos y esclavos con la que el conquistador entró en Uryula.

Tras el embajador, 400 personas entre corales y músicos cerraron un espectáculo único en el que la grandeza del imperio musulmán resucitó por unas horas por toda la ciudad.

Un espectacular despliegue que arrancó los aplausos del público a su paso. La embajada comenzó con un primer bloque en el que desfiló la comparsa y la abanderada de la misma, acompañados por un espectáculo de tambores que dieron vida 62 músicos.

Tras ellos, las tropas africanas hicieron entrada en la ciudad, acompañadas de espectáculos de música y ballet típicos de la cultura mora. Los animales también tuvieron su protagonismo en el desfile, con los dromedarios como los más fieles representantes del desierto africano. Pero sin duda el punto álgido de esta parte del boato fue una «gran bestia» que hizo una demostración de su fuerza y presuntuosidad. Se trató, nada más y nada menos, de un enorme gorila, entrenado para la ocasión, que trasladó una de las anécdotas más sorprendentes y divertidas de la jornada.

Aromas y perfumes arábigos también tuvieron cabida en este singular boato, donde incluso se repartieron muestras de tés y otros presentes al público.

La carroza de la Favorita y sus bellas damas de la corte anunciaron la llegada del embajador en una gran carroza con un conjuntos de esclavas alumbrando el camino a su paso, justo antes de que el

En definitiva, un boato que reunió a más de 1.400 figurante para ofrecer un espectáculo único, de los más espectaculares que se recuerdan y que enganchó al público durante más de tres horas.

Las Fiestas de la Reconquista pondrán hoy su punto y final con el desfile y la entrada cristiana, con el embajador Dámaso Aparicio.



(NOTICIA Y FOTOS PUBLICADAS POR EL DIARIO INFORMACIÓN)

No hay comentarios:

Publicar un comentario