sábado, 18 de julio de 2015

ORIHUELA - El Síndico reclama unidad para que la ciudad recupere el esplendor perdido

El Síndico reclama unidad para que la ciudad recupere el esplendor perdido
Francisco Giménez ofrece un excelente discurso ante miles de personas reivindicando la figura del cargo que ostenta y recordando a los oriolanos cómo la historia les ha dado identidad, sentido y orgullo

I. J. INIESTA 17.07.2015 | 11:53
La celebración del Oriol volvió a reunir a miles de personas bajo el balcón consistorial de OrihuelaPlay
El Síndico reclama unidad para que la ciudad recupere el esplendor perdido
Más vídeos
Lee el discurso íntegro del SíndicoGALERÍA DE IMÁGENES
Las fiestas de la Reconquista en Orihuela
Fotos de las fiestas


Actos de hoy
09.30 horas
Aniversario de la Reconquista. El conocido como el Día del Pájaro comienza en el Ayuntamiento. A las diez horas, es la procesión desde la Catedral a Santa Justa, donde a las 10.30 habrá una misa. El desfile de la gloriosa enseña comenzará a las 11.30 horas. A las 23.30 horas será retirada del balcón municipal.

21.00 horas
Entrada Mora. Ricardo Pérez, de Realistas, toma todo el protagonismo
La exposición de la Gloriosa Enseña del Oriol volvió a reunir ayer a cientos, miles de personas bajo el balcón consistorial para presenciar el acto donde la historia se emerge como gran protagonista de unas fiestas, las Fiestas de la Reconquista, que recuerdan la recuperación del dominio de la ciudad por parte de los cristianos tras la invasión musulmana. Y precisamente esta historia de Orihuela, engrandecida con tintes de leyenda, con la Armengola como salvadora que dio lugar a la liberación cristiana, fue el eje del discurso del Síndico Portador de la Gloriosa Enseña del Oriol, Francisco Giménez, el profesor que ha dedicado casi toda su vida docente a la Biología en el Colegio Santo Domingo de Orihuela. Giménez hizo un llamamiento a la Corporación de Orihuela tras los comicios del 24 de mayo para trabajar «todos a una» y pidió a los 25 miembros que forman el pleno municipal que «hagan posible que esta ciudad, sepa alcanzar las cotas de esplendor y poder que tuvo en épocas pasadas y que las circunstancias hicieron que se perdieran», independientemente del poder político.

El argumentario de los beneficios de ese consenso político para el desarrollo de Orihuela como ciudad centró el mensaje del Síndico, con la historia como su mejor aliada. El Pacto de Teodomiro en el año 713 o «la resistencia que los oriolanos, ya orgullosos valencianos, opusieron al rey castellano Pedro I "El Cruel", en el asedio de 1364» y que culminó con la creación de la Gobernación General de Orihuela por el rey aragonés Pedro IV el Ceremonioso, en señal de agradecimiento a la ciudad fueron tan solo dos ejemplos de la grandeza histórica de la Orihuela que llegó a ser capital de una administración que, entonces, abarcaba casi toda la provincia.

La declaración de Orihuela como ciudad, la independencia de la misma del Obispado de Cartagena en 1564 y, tres años más tarde, en 1569, la consecución de la Universidad hicieron que «ese proyecto de gran ciudad culminara», recordó. «Como podemos ver, los oriolanos de antaño lograron situar la ciudad como la segunda del Reino de Valencia, escribiendo los capítulos de más esplendor de esta historia. Habíamos pasado de súbditos fieles (...) a ciudadanos».

Figura
Todo este esplendor perdido a partir del siglo XVIII es el que reclamó Giménez que se recuperara, ya que, no en vano, «somos el sexto municipio en habitantes y el segundo en extensión de la Comunidad Valenciana». Por tanto, en el marco de estas reivindicaciones «esta figura (la del Síndico) debía reivindicarse, de nuevo, en este moderno Estado de las Autonomías para que ante el gobierno regional se escuchara el sentir de los ciudadanos, ya que ha habido momentos en que este pueblo ha tenido que levantarse para pedir su hospital, su río limpio o la universidad (...). Pero queda mucho por hacer, como explotar nuestra historia, con un turismo cultural bien organizado. No en vano tenemos, después de Valencia, el mayor número de Bienes de Interés Cultural, no solamente artísticos, sino naturales como El Palmeral o nuestro futuro Parque Natural de la Sierra de Escalona y para que no vuelvan a ocurrir los desastres ocasionados por el picudo en las palmeras y por el Tomicus en los pinos de la sierra de Orihuela».

El público recibió con aplausos las reivindicaciones de su Síndico desde las primeras frases y recordó al fallecido Domingo Espinosa. Lo que echaron de menos fue representación politica, reducida a la diputada oriolana, Eva Ortiz, al delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues; y al subdelegado, Alberto Martínez.

EL ANECDOTARIO

El Síndico
Un discurso algo lento y sin tono que se hizo aburrido
La belleza del discurso del Síndico no se disfrutó por varios motivos. Uno es por cierta lentitud al leerlo, otra es porque en algunos momentos falló la megafonía o el tono del Síndico y, también, porque había un exceso de datos históricos que, al final, no dejaron brillar al objetivo final del mismo.

Asistencias sanitarias
Tres evacuados en la tribuna
Tres de los invitados del Ayuntamiento a la tribuna de autoridades tuvieron que ser evacuados por lipotimias -dos– y un dolor en el pecho durante el acto. Muchos festeros estuvieron más presentes en ver a los sanitarios actuar que en los discursos

Bascuñana
Arranque político del alcalde
El regidor no perdió la oportunidad de anoche para deslizar algunos mensajes más políticos que festeros, que no pasaron desapercibidos.


(NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO INFORMACIÓN)

No hay comentarios:

Publicar un comentario