jueves, 16 de julio de 2015

ORIHUELA - El estruendo de las fiestas

El estruendo de las fiestas
Los festeros protagonizaron anoche una espectacular guerrilla en la que hicieron estallar casi 150 kilos de pólvora

M. A. 15.07.2015 | 15:52
Las fiestas de la Reconquista en Orihuela
Ver Galería
El estruendo de las fiestas
Más fotos
PROGRAMA DE HOY
11.30 horas
Centro Ocupacional Oriol
Los alumnos realizan, como cada año, su representación de las Fiestas de la Reconquista de Orihuela en las que no falta de nada. Una ocasión inmejorable para conocer uno de los actos más entrañables.

21 horas
Retreta
El acto más divertido de todos. Miles de festeros disfrazados de cualquier atuendo compiten por saber quién es el más arranca más sonrisas al público. Difícil conocer las Fiestas de la Reconquista sin asistir a esta actividad.
La seguridad primó en el desfile que da paso a los días centrales de Moros y Cristianos

La ciudad de Orihuela estalló anoche con miles de disparos de carga de pólvora y el ruido que esta hacía al estallar en los arcabuces de cerca de 200 festeros en una sonora Guerrilla Única con la que se da paso un año más a los actos centrales de las Fiestas de Moros y Cristianos. El municipio celebra sus días grandes hasta el sábado y la mejor forma de que se sepa en la Vega Baja es a golpe de disparos.

Puntuales a su cita desde el Paseo de Calvo Sotelo, el martillear constante de las armas que pasaron un control exahustivo para evitar cualquier incidencia fue subiendo de tono desde las nueve de la tarde-noche hasta cerca de las once, en un acto que este año ha ganado tiradores con respecto a anteriores ediciones al punto de que estaba previsto hacer estallar hasta 160 kilos de pólvora, que fue la cantidad solicitada y muy poca sobró al final. Aún y así, el objetivo de la Junta Central es reforzarlo en años venideros, algo que no es fácil pues de todos los actos festeros de Moros y Cristianos, el de anoche es probablemente el que más divide a las familias.

Y esto es así porque hay quien lo espera con devoción y quien no lo soporta porque va de susto en susto. Algo parecido pasa con el público. Es por este motivo que desde muy pequeños se acostumbra a los festeros al olor y al estruendo, dos elementos muy valencianos unidos al rito de la pólvora. En Orihuela es además el día que las cábilas y cuartelillos se abren al público (hoy han cerrado a las cuatro de la madrugada, pero durante el fin de semana lo harán a las siete de la mañana). El ruido ensordecedor de las calles de los arcabuces dio paso cerca de la media noche a la Toma del Castillo, donde se revive la historia con la conquista y la reconquista de la ciudad.

Las calles se baldearon para evitar cualquier pequeño incidente derivado de restos de pólvora y la Guardia Civil contó con el respaldo de la policía local, además de controlar el estado físico de cada uno de los festeros que participaba en el acto.

Embajadores
Los dos embajadores, Dámaso Aparicio y Ricardo Pérez, disfrutaron como nunca sintiéndose los protagonista del primer gran acto de unas fiestas en las que, junto a la Armengola, Ángeles Vidal, acaparan todo el protagonismo.


(NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO INFORMACIÓN)

No hay comentarios:

Publicar un comentario