miércoles, 29 de julio de 2015

LA VILA JOIOSA - «¡Alto! ¿quién vive?»





La Vila Joiosa
«¡Alto! ¿quién vive?»
El bando cristiano rinde homenaje al entorno de la Ermita de La Vila, el barrio vinculado a la compañía Los Cazadores - El rey apareció ante sus tropas rodeado de un jardín y su trono

A. MERCADER 26.07.2015 | 04:18
Varios instantes del desfile del bando cristiano que impresionó al público.
Varios instantes del desfile del bando cristiano que impresionó al público. DAVID REVENGA
Fotos de la noticia
Programa de actos
DOMINGO 26 DE JULIO
Desfile moro
20.00 horas  Desde la calle Colón, por la Avenida País Valencià y finaliza en la Plaça de la Generalitat.
LUNES 27 DE JULIO
Concentración de las cías.
18.00 horas  De Pescadores, Marinos, Piratas Corsarios y Contrabandistas. En la glorieta de Barranquet, para dirigirse hasta el puerto de embarque.
Concentración cristiana
19.00 horas  En el Parque Censal, enfrente de la calle Pizarro, para dirigirse al recinto de la Playa Centro.
Alijo
20.00 horas  En la Playa Centro. Alijo de contrabandistas y corsarios.
Embajada contrabandista
20.30 horas  En el Castillo.
Presentación de tropas moras
21.00 horas  Desde el cruce de la calle Pizarro con la Av. País Valencià hasta el Castillo en Dr. Esquerdo.
El bando cristiano dejó boquiabiertos a los asistentes a su desfile, uno de los primeros actos importantes de estas fiestas que comenzaron el viernes y seguirán hasta el 31 de julio. El desfile rindió homenaje al barrio al que está vinculado la compañía de Los Cazadores, el entorno de la Ermita de Sant Antoni Abad.

«¡Alto! ¿Quién vive?». Así avisó el centinela a las tropas de la Ermita del peligro que corría la fortaleza por la amenaza de la media luna. Un elegante paso del que formaron parte las formaciones por el siguiente orden: el Grupo de Percusión del CO «Les Talaies», bandera de la Asociación Santa Marta, Voluntarios, Pescadores, Catalanes, Artillería Cristiana, Contrabandistas, Piratas Corsarios, Destralers, Labradores, Almogávares, Marinos, Cazadores y cómo no, el Rey Cristiano, Lorenzo Vinaches, con su escolta. El desfile comenzó alrededor de las 21 horas en la calle Colón, pasando por la avenida del País Valencià, para terminar en la plaza de la Generalitat.

Cinco leyendas e historias
Durante el recorrido el público pudo ver una alegoría a los símbolos más representativos del barrio de la Ermita de La Vila, como es la Torre de Dalt, acompañado por un colorido ballet. Con el característico paso de los Gastadores seguía el desfile en el que explicaron diferentes leyendas, como la de la Olivera Grossa, un árbol milenario que a día de hoy sigue en la zona y que según cuentan, en su interior tiene dos anillos, testigos del amor imposible de una cristiana y un joven de familia árabe.

Sobre el río Amadorio, el abastecedor del agua del barrio, se alza el Pont de Sant Argil, por el que pasaron los Cazadores de Tierra con sus damas acompañados de las notas de Naca. A continuación, de la Roca Encantada surgieron dos personajes misteriosos: la dama negra y una bruja. Dos soprano que con su música y colorido sorprendieron a los alrededor de 3.000 asistentes al desfile. La dama negra dejó cintas de colores -que quien las encuentra dicen que les otorga el amor verdadero para siempre- hasta que llegó a la roca para esperar a su caballero, inmerso en la batalla.

Finalmente, la Cruz de Piedra fue el punto de encuentro para prestar la ayuda. Entraron en el mercado de la Ermita y tras capturar a los infieles, los subastaron al mejor postor.

En el desfile participaron diez carrozas y seis puestos de mercado. Y es que en el momento de la batalla, el rey Cristiano se encontraba inaugurando la feria y el mercado del barrio, que tal y como cuenta la historia fue el que otorgó en 1533 el permiso para su celebración. El momento cúspide llegó con la aparición del rey Cristiano, Lorenzo Vinaches, rodeado de un jardín con fuentes y engalanado por Aralk.

Una compañía con historia
Los Cazadores es una de las compañías con más historia de La Vila -cuentan que hay documentos que la sitúan en el siglo XIX-. Lorenzo Vinaches lleva en ella más de 50 años y ha acompañado a todos los reyes, «soy el único superviviente desde el primer rey», comentó a este diario entre risas. Él fue anoche el que hacía el número seis.

Se trata de una compañía pequeña formada por 89 miembros, pero con muchas ganas. Todo el desfile es una idea que viene de lejos y que tenían en mente desde hace tres años. Un proyecto que se empezó a materializar hace un año con la construcción de las carrozas, los decorados y los trajes, y que hasta el último minuto antes del desfile seguían retocando para que no tuviera ni un «pero». Como así fue.


(NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO INFORMACIÓN)

No hay comentarios:

Publicar un comentario