sábado, 6 de junio de 2015

ELDA - Adiós a ritmo de pasodoble

Fiestas de Elda Adiós a ritmo de pasodoble El traslado de San Antón desde el templo parroquial de Santa Ana hasta su ermita pone el punto y final a las fiestas de 2015 MARIVÍ PARDO 02.06.2015 | 01:31 Adiós a ritmo de pasodoble Adiós a ritmo de pasodoble Fotos de la noticia Punto y final. El traslado de San Antón a su ermita puso ayer el broche de oro a unas fiestas marcadas por la fuerte tormenta de agua que cayó el sábado por la tarde, coincidiendo con la Entrada Cristiana. La solemnidad de la Procesión, que acababa de finalizar se transformó en alegría. Así, tal y como llegó a la iglesia de Santa Ana, a ritmo de pasodoble, volvió a su ermita. Allí esperará hasta la Media Fiesta, que se celebra en enero coincidiendo con su festividad para escuchar, de nuevo, los acordes de una banda. Las capitanías de los Moros y Cristianos de Elda abrieron el paso al santo. Al son del pasodoble «Abanderada» de Antonio Candel Candel y letra de Francisco Tetilla desfilaron hasta la ermita. Allí, centenares de festeros apiñados en la explanada y las calles adyantes esperaban al patrón. Y finalmente, con paso rápido, sus porteadores llevaron al santo hasta su lugar de residencia mientras no dejaba de sonar el pasodoble «A San Antón» de Octavio J. Peidró. Era uno de los momentos mágicos de la fiesta. Mientras, los allí congregados corearon la letra del pasodoble, haciendo hicapié en el «Que viva Elda y San Antón», sonaron los repiques de la «campanica» y los comparsistas de Huestes del Cadí le dieron tres vueltas a la talla antes de la despedida. Sólo los Moros y Cristianos saben transformar las lágrimas de la despedida en alegría por las fiestas que el próximo año llegarán. Así, mientras que a alguno se le escapaba una lágrima al ver que las fiestas de 2015 se escapaban, el resto cantaba y bailaba con alegría, en una comunión perfecta entre festeros de todas la comparsas. El broche al momento mágico lo puso la alborada de fuegos artificiales, que se disparó desde los jardines del Peri. Cuando todo terminó, la imagen entró en la ermita y al cerrarse su puerta las fiestas terminaron. Después, cada una de las capitanías con las bandas de música y sus acompañamientos se trasladaron a las sedes de las comparsas para decir adiós a las fiestas en las que han sido los protagonistas. La imagen de San Antón venerada en Elda data de 1939 cuando Francisco Vidal se trasladó a Valencia para comprar una talla tras recibir el encargo de la Mayordomía al haber sido destruida la que existía durante la Guerra Civil (NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO INFORMACIÓN)

No hay comentarios:

Publicar un comentario