lunes, 1 de septiembre de 2014

XIXONA - Juicio al traidor y pólvora en el adiós


Juicio al traidor y pólvora en el adiós
Xixona pone en escena el singular acto por el que los festeros juzgan y dan muerte al moro que les traicionó

V. MORA 26.08.2014 | 02:36
 Juicio al traidor y pólvora en el adiós
Juicio al traidor y pólvora en el adiós
Fotos de la noticia
Las fiestas de Moros y Cristianos de Xixona han llegado a su final con la música y la pólvora como protagonistas y un acto que les hace singulares. Xixona juzgó y enterró ayer al moro traidor. Se trata de una tradición del municipio que cuenta una historia de amor que acabó en tragedia. Un infiel que se convirtió por el amor de una cristiana y que reveló una entrada secreta al castillo, llevando la perdición a su pueblo. Xixona espera año tras año este acto que, además de singular, tiene mucho de crítica. Los acontecimientos políticos más relevantes nacionales y también locales salen a relucir en un discurso que, leído en verso año tras año, sólo varía con los chascarrillos que todos esperan conocer. Este año Jordi Pujol ha sido un referente y a las puertas del castillo se bailaba hasta una sardana. El acto tiene parlamentos en los que no falta el fiscal ni el abogado defensor. Pero la suerte de Beny Beny Chimeti está echada cada año y se le fusila, por traidor y sobre todo por converso.

Este año el personaje protagonista lo encarna el joven Wilfred Andrés López Sirvent, que sustituye al festero que otros años lo ha encarnado. Es uno de los actos solemnes y emotivos de las fiestas y que permiten lucir a moros y cristianos sus majestuosos trajes: durante el entierro del traidor los hombres desfilan en los extremos de la calle y las mujeres en escuadra por el centro. Todos a ritmo de marcha mora.

Por la tarde, el segundo y último alardo volvió a atronar las calles de la que se considera como Cuna del Turrón. Más de 60 tiradores participaron en un acto en el que de los trabucos salieron 110 kilos de pólvora. Como curiosidad, los festeros del municipio que no disparan arcabuz acompañan el desfile junto a la banda de música.

Cerca de 900 personas participan en las fiestas de Moros y Cristianos que paralizan Xixona durante tres días en el que todo es alegría, música y pólvora. El concejal de Fiestas, Ricardo Mira, reconoce que «con la que está cayendo, que se mantengan el número de festeros está muy bien» y apunta que ha sido a costa de ahorrar en aspectos como la música: «Normalmente cada dos escuadras, unas treinta personas, había una banda y este año es cada tres y cuatro escuadras».

Como cada año, las fiestas de Moros y Cristianos tienen como colofón el desfile de cargos, acto posterior a la conquista del castillo por las huestes cristianas. Los embajadores y las capitanías del 2014, Contrabandistes por los cristianos y Vermells por los moros, desfilaron junto a Marrocs y Llauradors, los capitanes del 2015. Hoy a las 21.30 horas el Castillo de Fuegos Artificiales pone el broche a los festejos.

(NOTICIA Y FOTOS PUBLICADAS POR EL DIARIO INFORMACIÓN)

No hay comentarios:

Publicar un comentario