martes, 19 de agosto de 2014

ELCHE - Entrada mora: Un poblado bañado en oro








Entrada mora: Un poblado bañado en oro
Las Huestes del Califa realizó ayer un espectacular boato para representar la conquista por los pueblos beduinos

IVÁN JIMÉNEZ INIESTA / VÍDEO: CRISTINA COLL 09.08.2014 | 18:11
 Entrada mora: Un poblado bañado en oro
Entrada mora: Un poblado bañado en oro
Fotos de la noticia
GALERÍA DE FOTOS DE LA ENTRADA MORA
 Entrada mora: Un poblado bañado en oro
Ver Galería
La comparsa Las Huestes del Califa realizó ayer el tradicional boato con un desfile en el que se hizo gala de la grandeza del imperio árabe que conquistó la ciudad en el año 716. El ejército de guerreras y la gran carroza que transportaba al Califa, a su entada triunfal en la ciudad tras derrotar al ejército cristiano, marcaron el guión de un auténtico espectáculo de luz, color y sonido.

Las Huestes del Califa volvieron a conquistar ayer la ciudad con motivo de la representación del tradicional boato que marca el inicio de los desfiles de Moros y Cristianos. Un espectacular desfile que sumergió a la ciudad en uno de los capítulos más destacados de la historia de Al-Andalus, la conquista mora que se inició por todo el sureste español en el año 711, cuando se comenzó la conquista musulmana.
Historia, tradición y sentimiento festero se fusionaron anoche en un desfile que no defraudó a ninguno de los asistentes. Representaciones de la historia ilicitana, majestuosas carrozas, destacados cuerpos de baile, que representaron grandes fuentes de agua o una manada de avestruces. Dromedarios y caballos también sirvieron para transportar público a un esplendoroso reino califa, capitaneado este año por Roberto Fernández.

La historia se centró en el triunfo de Las Huestes del Califa. Cinco años después del inicio de la conquista, un grupo de fervientes guerreras llegó a la ciudad para expandir el imperio musulmán, acompañadas de un grupo de jóvenes de la tribu de los Beduinos. Fueron precisamente ellas, estas monstruosas guerreras, las que escenificaron la entrada triunfal a la ciudad, custodiada por un enorme bosque de palmeras.

Tanto la Heráldica de la capitanía como el escudo de la comparsa fueron las encargadas de abrir el desfile. Ambas banderas desfilaron portadas por dos comparsistas a caballo, seguidos por el Gran Califa, uno de los cargos de honor de la comparsa, que este año ha recaído en Miguel Ángel Valero.

Tras esta primera toma de contacto, llegaron las sucesiones de bandas de música, grupos de baile que amenizaron el boato y distintas representaciones del estilo de vida de estos beduinos que durante siglos ocuparon la ciudad.

Cinco años después del inicio de la conquista, un grupo de fervientes guerreras llegó a la ciudad para expandir el imperio musulmán, acompañadas de un grupo de jóvenes de la tribu de los Beduinos. Fueron precisamente ellas, estas monstruosas guerreras, las que escenificaron la entrada triunfan a la ciudad, custodiada por un enorme bosque de palmeras.

Uno de los momentos de mayor ovación se produjo al paso de la carroza que portaba a la Gran Favorita, Ana Fernández. Pero sin duda, el público se rindió ante la entrada del capitán en una espectacular carroza que tomó la forma de un elefante dorado, sinónimo de la riqueza del Gran Califa, que portaba sus más preciados tesoros haciendo gala de su voluminoso imperio.

Además de cargos festeros y otras personalidades, la alcaldesa, Mercedes Alonso, también formó parte del desfile, en la filà Yaizas.
Los soldados que forman la guardia del capitán fueron los encargados de cerrar el desfile, con la lanza, espada y espindarga que dan identidad propia a la comparsa.

(NOTICIA Y FOTOS PUBLICADAS POR EL DIARIO INFORMACIÓN)

No hay comentarios:

Publicar un comentario