sábado, 23 de noviembre de 2013

ALCOY - Lotería que protege del frío



Lotería que protege del frío
La Filà Almogávares pone a la venta 11.000 bufandas como participaciones para el próximo sorteo de Navidad
 mario candela  23.11.2013 | 01:55
La preparación de las participaciones se desarrolla en la sede de la propia filà. JUANI RUZ
Fotos de la noticia

Tradición en Alcoy. No es tan tradicional como el Belén de Tirisiti, pero la Lotería de Navidad de la Filà Almogávares ya ocupa un lugar destacado entre las iniciativas casi imprescindibles, pues se encuentra al filo de cumplir su cuadragésimo aniversario. Este año, amparados por Loterías del Estado, han puesto a la venta 11.000 bufandas, evidentemente de color rojo, el que simboliza esta entidad festera alcoyana.

Las participaciones de la Lotería de Navidad suelen ser horizontales, y cada vez más pequeñas por aquello de ahorrar en papel - ya sea por la «pela» o por conciencia ecológica-, pero la Filà Almogávares de Alcoy ha roto moldes en tamaño, materiales e incluso funcionalidad. Así, la papeleta que busca el Gordo de 2013 tiene una doble vertiente, pues puede permitir ganar algún que otro milloncejo -en euros-, pero también protege del frío, toda vez que se trata de una bufanda.
Allá por 1975, a los promotores de esta peculiar filà del bando cristiano -encabezados por Fernando Fernández, padre del actual primer tro, Fernando Fernández Jr.- se les ocurrió ofrecer a sus clientes y amigos una participación muy especial. La iniciativa tuvo notable éxito, tanto que ya está próxima la cuadragésima edición, según destaca el primer tro.
En este tiempo, se ha hecho de todo, desde un periódico -«Llaganya news»- hasta el castillo de las Fiestas de Moros y Cristianos en recortable; en disco, tamaño single pero a 33 revoluciones por minuto, algo que puede resultar críptico para la juventud de hoy en día, habituada al mp3 y similares; o participaciones en forma de botellín de cerveza, como el año pasado, o de carbón de azúcar, en 2011. No han faltado las figuritas de San Jorge en metal, que por cierto bendijo el anterior vicario Ismael Ortiz, en el que sería prácticamente su primer acto público en Alcoy.
«La verdad es que hemos tenido suerte, porque el sábado entraron las bufandas, en plena nevada», señala Fernández, en referencia al marcado carácter «invernal» de su participación de este año. «Siempre vamos buscando nuevas ideas y para esta ocasión se nos ocurrió la bufanda; miramos presupuestos, precios y plazos de entrega y al final lo pusimos en marcha, a través de una empresa de Alcoy», indicó, en lo que supone una apuesta permanente por favorecer la economía local en la medida de lo posible.
«La bufanda no es muy grande, es roja -el color de nuestra filà- y lleva una mención navideña», agrega, junto con las participaciones para el sorteo. «Los números que cogemos nunca son los mismos; nos dan dos y los utilizamos», con la esperanza de pillar la suerte. Este año, por curiosidad, con el 40.329 y el 70.673; cada bufanda se distribuye a 6 euros, con 2,40 de lotería por cada número, o sea al recargo universal, pero con bufanda de propina.
De cualquier manera, la Lotería de Navidad de la Filà Almogávares no está exenta de la coyuntura global y si antes se agotaba en un visto y un visto, ahora incluso llega a sobrar, por lo que es posible que las 11.000 bufandas/papeletas no se lleguen a agotar. «La verdad es que no pensamos que se pueda llegar a vender toda la lotería, porque el año pasado ya se notó que hubo menos demanda», subrayó Fernando Fernández jr.
De cualquier manera, armonía y buena voluntad no falta y, así, la exigua sede social de la Filà Almogávares, en la calle La Sardina, es escenario esta semana, cada tarde, de una intensa actividad, en la que los festeros/voluntarios preparan las papeletas para su distribución.
Dede luego, la lotería de la Llaganya no es el Tirisiti, pero ya forma parte del entramado navideño alcoyano y para una parte de la sociedad configura un elemento indispensable, aunque no toque. Pero si toca, ¡mejor!

(NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO INFORMACIÓN)

La Filà Almogávares pone a la venta 11.000 bufandas como participaciones para el próximo sorteo de Navidad
 mario candela  23.11.2013 | 01:55
La preparación de las participaciones se desarrolla en la sede de la propia filà. JUANI RUZ
Fotos de la noticia

Tradición en Alcoy. No es tan tradicional como el Belén de Tirisiti, pero la Lotería de Navidad de la Filà Almogávares ya ocupa un lugar destacado entre las iniciativas casi imprescindibles, pues se encuentra al filo de cumplir su cuadragésimo aniversario. Este año, amparados por Loterías del Estado, han puesto a la venta 11.000 bufandas, evidentemente de color rojo, el que simboliza esta entidad festera alcoyana.

Las participaciones de la Lotería de Navidad suelen ser horizontales, y cada vez más pequeñas por aquello de ahorrar en papel - ya sea por la «pela» o por conciencia ecológica-, pero la Filà Almogávares de Alcoy ha roto moldes en tamaño, materiales e incluso funcionalidad. Así, la papeleta que busca el Gordo de 2013 tiene una doble vertiente, pues puede permitir ganar algún que otro milloncejo -en euros-, pero también protege del frío, toda vez que se trata de una bufanda.
Allá por 1975, a los promotores de esta peculiar filà del bando cristiano -encabezados por Fernando Fernández, padre del actual primer tro, Fernando Fernández Jr.- se les ocurrió ofrecer a sus clientes y amigos una participación muy especial. La iniciativa tuvo notable éxito, tanto que ya está próxima la cuadragésima edición, según destaca el primer tro.
En este tiempo, se ha hecho de todo, desde un periódico -«Llaganya news»- hasta el castillo de las Fiestas de Moros y Cristianos en recortable; en disco, tamaño single pero a 33 revoluciones por minuto, algo que puede resultar críptico para la juventud de hoy en día, habituada al mp3 y similares; o participaciones en forma de botellín de cerveza, como el año pasado, o de carbón de azúcar, en 2011. No han faltado las figuritas de San Jorge en metal, que por cierto bendijo el anterior vicario Ismael Ortiz, en el que sería prácticamente su primer acto público en Alcoy.
«La verdad es que hemos tenido suerte, porque el sábado entraron las bufandas, en plena nevada», señala Fernández, en referencia al marcado carácter «invernal» de su participación de este año. «Siempre vamos buscando nuevas ideas y para esta ocasión se nos ocurrió la bufanda; miramos presupuestos, precios y plazos de entrega y al final lo pusimos en marcha, a través de una empresa de Alcoy», indicó, en lo que supone una apuesta permanente por favorecer la economía local en la medida de lo posible.
«La bufanda no es muy grande, es roja -el color de nuestra filà- y lleva una mención navideña», agrega, junto con las participaciones para el sorteo. «Los números que cogemos nunca son los mismos; nos dan dos y los utilizamos», con la esperanza de pillar la suerte. Este año, por curiosidad, con el 40.329 y el 70.673; cada bufanda se distribuye a 6 euros, con 2,40 de lotería por cada número, o sea al recargo universal, pero con bufanda de propina.
De cualquier manera, la Lotería de Navidad de la Filà Almogávares no está exenta de la coyuntura global y si antes se agotaba en un visto y un visto, ahora incluso llega a sobrar, por lo que es posible que las 11.000 bufandas/papeletas no se lleguen a agotar. «La verdad es que no pensamos que se pueda llegar a vender toda la lotería, porque el año pasado ya se notó que hubo menos demanda», subrayó Fernando Fernández jr.
De cualquier manera, armonía y buena voluntad no falta y, así, la exigua sede social de la Filà Almogávares, en la calle La Sardina, es escenario esta semana, cada tarde, de una intensa actividad, en la que los festeros/voluntarios preparan las papeletas para su distribución.
Dede luego, la lotería de la Llaganya no es el Tirisiti, pero ya forma parte del entramado navideño alcoyano y para una parte de la sociedad configura un elemento indispensable, aunque no toque. Pero si toca, ¡mejor!

(NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO INFORMACIÓN)

No hay comentarios:

Publicar un comentario