jueves, 31 de mayo de 2012

ASPE - La Junta Central asegura que ofreció a los Caballeros Cristianos cambiar de nombre

La Junta Central asegura que ofreció a los Caballeros Cristianos cambiar de nombre El órgano festero explica que se intentó llegar a un acuerdo hasta el final para evitar que la comparsa se diera de baja y que les "echarán de menos" Rueda de prensa ofrecida anoche por la Junta Central de Aspe con el presidente de la Undef. JESÚS CRUCES J. C. P. G. La junta directiva de la Unión de Moros y Cristianos de Aspe ofreció a la comparsa Caballeros Cristianos de la Sierra Negra la posibilidad de cambiar de nombre a Contrabandistas de la Sierra Negra, según aseguraron ayer fuentes de la entidad que dijeron que así se desprende de una carta firmada por el presidente, Francisco Vives. En esta carta, explicaron, la junta se compromete a resolver la "complicada situación" en la que se ha visto envuelta la Fiesta en Aspe desde la fundación de esta comparsa a finales de 2009. La misiva, añadieron las mismas fuentes, fue entregada a principios de este mes por una comisión de la Unión, nombrada para tal fin, durante el transcurso de unas negociaciones que tuvieron lugar, como consecuencia de una primera epístola del presidente de los Cristianos de la Sierra Negra, Rogelio Molina. En ella, y en nombre de la asamblea de su asociación, se solicitaba el cambio de nombre autorizado unilateralmente por la junta directiva de la Unión, o la celebración de una asamblea en la que fueran los festeros, en sufragio universal, los que decidieran el nombre de la comparsa, al menos durante el mandato de la actual directiva de la Unión, que se prolongará hasta 2015. La misiva contrabandista concluía con la "amenaza", que finalmente se ha visto cumplida, de causar baja en la Unión en caso de no aceptar sus proposiciones. En la rueda de prensa celebrada anoche, el presidente de la Unión, Francisco Vives, dijo que la Fiesta "echará de menos a los de la Sierra Negra", pero que debe "representar los intereses de todos los festeros, los de las mayorías y los de las minorías, festejar los aciertos y trabajar duro para resolver las dificultades". A continuación, Enrique Alenda, que formó parte de la comisión negociadora por parte de la Unión, señaló que en la junta había una "sensación de fracaso", pues las posiciones se encontraron más cercanas que nunca y no habían logrado que sus interlocutores confiaran en la última propuesta planteada, "que no era otra que la pretendida por la otra parte en la carta de su presidente y desde la incorporación de la comparsa en la Unión, hace ahora dos años". Al parecer, según Alenda, los excesivos formalismos por parte de Cristianos de la Sierra Negra, asesorados por un gabinete jurídico, con "continuos requerimientos legales y burofaxes para conseguir su propósito", condujeron a que "gran parte del mundo festero se sintiera intimidado y coaccionado", lo que produjo una situación inversa a la deseada por los contrabandistas, pues estas personas interpretaron que no buscaban la integración, sino que "estaban forzando la situación, creándose de tal modo dos frentes y no dos partes negociadoras e integradoras". La candidatura encabezada por Vives fue reelegida para dirigir la Junta Central de Aspe a la conclusión de las pasadas fiestas. En ese momento, según los Cristianos de la Sierra Negra, alguien de la candidatura "les convenció para votarles, porque les solucionarían el problema", a lo que la junta dice ahora que no hay ningún documento que lo avale. Alenda cerró la comparecencia de anoche, en la que también estuvo presente el máximo responsable de la Undef, el petrerense Francisco López, con un tajante "tanto nadar, para morir en la orilla". Una decisión que no beneficiará a nadie con 180 festeros menos En lo único que parecen ponerse de acuerdo las dos partes es en que la resolución tomada por la Comparsa Contrabandistas de la Sierra Negra, no traerá ningún beneficio para nadie. Los desfiles y celebraciones de la Unión se verán mermados en 180 festeros, y aunque dentro de la Fiesta la opinión es mayoritariamente opuesta a la comparsa dimitida, en el resto de la población también cuenta con sus incondicionales que se muestran favorables a ellos. La Junta Central organizará las tradicionales fiestas entre los días 7 y 10 de agosto, mientras los contrabandistas, parece ser que será inevitable, organicen un "encuentro" con bandoleros de otras poblaciones y trasladen su fiesta hasta el 13 y el 14 del mismo mes. (NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO INFORMACIÓN)

No hay comentarios:

Publicar un comentario