domingo, 31 de mayo de 2009

ELDA - La alegría por boato





La alegría por boato
La comparsa de Estudiantes compensa la falta de un nuevo espectáculo en la Entrada al apostar por el Bloque como gran apertura
A. VALDÉS Era la principal novedad de las fiestas de este año: la comparsa de Estudiantes, encargada de abrir la Entrada Cristiana, no iba a hacer boato. "La crisis". Era la breve explicación que recibían los más desinformados al ocupar sus asientos en la calle Juan Carlos I. Aunque no estaban obligados a hacer boato, a nadie se le escapaba que la recesión y los cerca de 8.000 parados de la ciudad iban a dejarse notar en la Entrada Cristiana de ayer sábado. Ante una realidad tan innegable cabía adoptar dos actitudes: dejarse llevar por la tristeza y caminar rápido y gris hasta el final del recorrido o marchar como nunca convencidos de que, con crisis o sin ella, las Fiestas de Elda son las más grandes del mundo. Fieles a su espíritu, los Estudiantes eligieron la segunda opción.
La presidenta de la comparsa lo explicaba tras el desfile: "En el mes de septiembre nadie sabía cómo iban a salir las fiestas de este año, así que la asamblea decidió que no valía la pena endeudar a la comparsa para montar un boato, cuando teníamos la coreografía del Bloque para abrir dignamente el desfile".
Y así había ocurrido poco después de las seis de la tarde, hora en que el buen ánimo de los festeros se derramó por las callles principales de Elda. Los primeros estandartes de la comparsa cristiana arrancaron desde la Plaza de la Concordia bajo un sol espléndido y una temperatura primaveral que contribuyó a calentar los ánimos.
El Bloque estudiantil, formado por 60 disciplinados Estudiantes, descendía por la avenida con su cabo marcando el paso con una enorme pluma blanca. Las líneas de comparsistas se entremezclaban y adelantaban, dando la impresión de ser una cuadrícula capaz de deshacerse y volver a ser una con un simple giro de muñeca. A pesar de que el Bloque es un clásico de la propuesta de los Estudiantes, fue bastante aplaudida por el público, quizá sorprendido al descubrir la organización de esta coreografía que anteriormente podía pasar más desapercibida entre escuadra y escuadra. María Salud Verajuan, máxima representante de los Estuadiantes se mostraba muy satisfecha al final del desfile. "Mucha gente nos ha felicitado por ladecisión y por lo bien que ha quedado la apertura del desfile. Se han visto muchos trajes nuevos y han salido tantos festeros como en años anteriores", comentó.
El paso de las decenas de bandas azul turquesa del Bloque anunció la llegada del capitán y la abanderada, la primera pareja de cargos en provocar una subida de volumen en los aplausos que salían de las aceras. Francisco Javier Pedrero Pérez, capitán de los Estudiantes de este año, lucía una elegante capa de terciopelo negro decorada con sencillos motivos en blanco. El vestido de la abanderada, Jessica Pedrero Rocamora, presumía de color cielo y la joven lucía con orgullo la enseña de su comparsa, sonriendo a lomos de su caballo.
Adaptando su marcha al ritmo de los pasodobles, los cabos Estudiantes iban dando paso a varias escuadras que salpicaban el riguroso luto de sus uniformes con cucharas y lápices rojos y amarillos. Caminaban calle abajo, guardando el pertinente espacio para las famosas volteretas y cabriolas marca de la casa. Como lo son también las cintas de colores bordadas en las capas, que lucía una escuadra de chicas con especial gracia a su paso por la tribuna de autoridades. Tras la visita del diputado del PP por Alicante Federico Trillo del viernes, ayer fueron invitados a disfrutar de la tradición festera eldense el presidente de la Diputación Provincial, José Joaquín Ripoll; el conseller José Ramón García Antón; la presidenta de las Cortes Valencianas, Milagrosa Martínez y varios diputados y alcaldes de la provincia juanto a una delegación yemení.
El florete y los sombreros de ala corta fueron algunos de los elementos de los últimos trajes de Estudiantes, que ya eran seguidos de cerca por las primeras enseñas de la siguiente comparsa media hora después de abrir el desfile.
Los pañuelos en la cabeza, los aros y el color que se apoderaba de las grandes mangas de camisa no dejaban lugar a dudas: eran los capitanes Zíngaros los dos cargos que se acercaban sobre dos monturas luciendo una sonrisa pilla. El morado se fundía con el rosa y la gallardía con la coquetería en las máximas figuras Zíngaras de este año y el público se dejó conquistar regalándoles grandes aplausos.
Tras ellos llegaría el desembarco nómada de picas y panderetas que da forma al desfile de esta desenfadada comparsa. La cabo de una escuadra de chicas, que lucía una original falda con motivos casi picassianos, fue muy ovacionada por su arte al defender a sus niñas frente al público.
La comparsa de Contrabandistas ya se anunciaba al fondo de la calle tras los ecos de la banda de músicos que cuida del conocido Mogollón Zíngaro. La comparsa de los bandoleros fue sucedida por Cristianos y Piratas, últimas fuerzas del bando de la cruz, y las cuatro comparsas del bando moro. Ellas serán hoy las protagonistas.

(ARTICULO Y FOTOS PUBLICADAS EN EL DIARIO INFORMACION)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada