miércoles, 26 de abril de 2017

SAN VICENTE DEL RASPEIG - Los cristianos recuperan el castillo tras la batalla de pólvora, en la que participaron 250 arcabuceros, y las luchas a espadas de los festeros


 San Vicente del Raspeig
La reconquista del Raspeig
Los cristianos recuperan el castillo tras la batalla de pólvora, en la que participaron 250 arcabuceros, y las luchas a espadas de los festeros

Victoria Mora 26.04.2017 | 02:51
La reconquista del Raspeig
La reconquista del Raspeig
Fotos de la noticia
Lucha por la tierra. Los moros y cristianos de San Vicente del Raspeig lucharon encarnecidamente por las tierras del Raspeig que, un año más, volvieron a los del bando de la cruz. La Embajada cristiana concitó alrededor del castillo a cientos de sanvicenteros que no perdieron detalle de la puesta en escena en la que los parlamentos de los embajadores que se estranaban este año y las luchas a espada ensayadas durante meses, fueron la nota predominante.
San Vicente del Raspeig volvió de nuevo a recuperar la bandera de los cristianos arrebatada el sábado por las huestes moras, y la de la media luna acabó en mitad de la arena tras la batalla final. La Embajada Cristiana concitó a centenares de vecinos alrededor del castillo de fiesta que, a pesar del sol que caía con intensidad, contemplaron el espectáculo de la reconquista en el que la pólvora y la lucha recrearon las batallas.

La nueva directiva de Ber-Largas que se estrenaba este año ha querido mejorar las Embajadas y según explicaba ayer el presidente, José Ramón Pastor, «hacerlas más reales» y una de las formas ha sido aprender, de la mano de un profesional, la lucha con espada que ha mejorado la puesta en escena de las embajadas. Durante el espectáculo también salieron varias aves rapaces que el público de las primeras filas pudo tocar.

Hasta los más pequeños demostraron su destreza manejando las armas. En el caso de los capitanes de comparsa apenas llegaban a tocarse, porque se trata de armas hechas para lucir en los desfiles; pero sí eran reales las que portaban los cargos que lucharon cuerpo a cuerpo y blandiendo espadas, poniendo en práctica los movimientos aprendidos en los últimos meses de entrenamiento.

Un total de 250 arcabuceros participaron en la Embajada y atronaban desde la avenida Ancha de Castelar hasta el castillo. En la fortaleza el espectáculo comenzaba con grupos de jóvenes que practicaban con la cimitarra el arte de la guerra. Mientras en la almena del castillo esperaban el capitán moro, Vicente Ortega, con la abanderada, Inma Llopis, el alférez, Javier Martínez, y el embajador moro, Aniceto Pérez. El festero ha cumplido su sueño de ser embajador, justo en el año en el que su comparsa Moros Nuevos es capitanía. Las huestes moras iban llegando hasta el castillo acompañadas de grupos de músicos.

Cuando una voz en off bramó que «San Vicente devolverá a estas tierras la cristiandad y al moro a sus desiertos», entraba en escena un cristiano renegado que tras un sayo escondía al Embajador Cristiano, Martín Navarro. «Hicisteis comedia en vano», le gritaba el sarraceno descubriendo el engaño con el que pretendía acordar la rendición mora frente al castillo. Mientras que el cristiano le anunciaba que volvería y sería esta vez para luchar. «Si así lo habéis querido volveré con mi capitán y mi alférez. Vendremos todos ungidos por el bálsamo de la fe cristiana. ¡Tiembla moro, tiembla!». Y amenazaba: «Juro que haber tomado San Vicente será lo último que hayáis hecho en vuestra vida». Volvía subido en un caballo blanco, el mismo color del corcel de la abanderada, Natalia Beviá, mientras el capitán cristiano, Juan José Lillo, iba subido en un caballo negro.

El flamante embajador cristiano arrancó varios aplausos por un par de lapsus en su discurso, que continuó con la declaración de guerra al rey moro y su mesnada. Primero lucharon dos soldados, los profesionales que durante varios meses han estado mostrando las artes de lucha a los cargos moros y cristianos. Y a continuación se unieron en la lucha a espada los capitanes, alféreces, de nuevo este año con una mujer en el bando cristiano, Mónica Martínez, embajadores y los capitanes infantiles. Los cristianos obligaron a los moros a replegarse al castillo donde, tras varios minutos de trabucazos simulando una batalla, entraron los cristianos para la batalla final en las almenas del castillo. El capitán cristiano hundía el acero en el moro que perdió, además de su vida, el turbante, que cayó desde la almena al suelo, dotando de más realismo la escena.

San Vicente volvía a ser reconquistada, y los sanvicenteros ya en pie, cantaban el himno de San Vicente.

Por la tarde la fiesta se tornó diversión con la Charanga Festera donde el humor y la imaginación de los disfraces hicieron disfrutar a los miles de espectadores. Entre los originales disfraces, el de juego de parchís que vestía la comisión de fiestas, con las reinas y corte de honor.

(NOTICIA Y FOTO PBLICADA POR EL DIARIO INFORMACIÓN)








ALCOY - La ‘filà mirons’ saluda a Pàgina 66


Redacción
Miércoles, 26 de abril de 2017
AMB VÍDEO
La ‘filà mirons’ saluda a Pàgina 66

Si un càmera de Pàgina 66 et va gravar, mirat en aquest vídeo.

No ens cansem de repetir el lema que acompanya Pàgina 66 des dels seus inicis: tu eres la notícia.



En època de Festes també, ja que sense tu no seria possible l’ambient que es viu en els carrers d’Alcoi. Com tot protagonista, les càmeres de Pàgina 66 s’han fixat en la gent que ha donat calor durant les Festes de 2017 i ha captat centenars de persones saludant mentre veien passar els festers.

La ‘filà mirons’ ha respost molt bé en aquest vídeo amb les salutacions de les festes. Així que si has alçat la mà davant les nostres càmeres, només cal que fages clic al vídeo i et veges. T’advertim que aquest vídeo enganxa!

(NOTICIA  VIDEO PUBLICADO POR PAGINA66.COM)

ALCOY - Las fiestas despiertan interés mediático a nivel internacional


Las fiestas despiertan interés mediático a nivel internacional

Una delegación de periodistas descubren la Trilogía alcoyana

Actualidad | 25-04-2017 |    facebook  yahoo  twitter


La provincia de Alicante ha recibido estos días la visita de una delegación de periodistas procedentes de Rusia, Alemania, Italia, Holanda y Dinamarca que coincidiendo con la celebración de las fiestas de San Jorge se ha trasladado a Alcoy para disfrutar del colorido y el esplendor de los Moros y Cristianos. La Fiesta del Pasodoble, con el desfile de las corporaciones musicales y la interpretación del Himno de Fiestas en el año de su Centenario, las Entradas de los bandos moro y cristiano, la procesión de la Reliquia de San Jorge desde el templo del patrón hasta la parroquia de Santa María, la solemne Misa Mayor, la gran mascletà el 23 de abril o las Estafetas y Embajadas mora y cristiana, son algunos de los muchos actos que el grupo de profesionales de los medios ha podido vivir en primera persona.

El vicepresidente y diputado de Promoción Turística, Eduardo Dolón, ha explicado que “el objetivo de esta iniciativa es dinamizar y potenciar las fiestas patronales de nuestros municipios, ya que éstas constituyen un atractivo de primer nivel que contribuye a desestacionalizar la demanda y a mantener la llegada de visitantes todo el año”.

Durante su estancia en Alcoy, los profesionales también han podido degustar la gastronomía típica de la zona y visitar espacios de referencia como el Museu de la Festa (MAF), el parque natural de la Font Roja –que precisamente está celebrando este año su 30 aniversario– o el centro histórico de la localidad. El Patronato Costa Blanca ha desarrollado esta iniciativa en colaboración con Turespaña, la Agència Valenciana de Turisme y el Ayuntamiento de Alcoy.

Finalmente, el diputado ha señalado que “con todo el material recogido, los periodistas elaborarán diversos artículos y reportajes sobre la Costa Blanca que, posteriormente, publicarán en sus respectivos medios de comunicación”.


(NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR ELNOSTREPERIODIC.COM)

BANYERES DE MARIOLA - Emotivo homenaje de Banyeres a sus difuntos

Emotivo homenaje de Banyeres a sus difuntos
El cementerio acoge el acto más singular de las Fiestas de Moros y Cristianos del municipio

Miguel Vilaplana 25.04.2017 | 11:54
Los festeros disparando sus arcabuces esta mañana en el interior del cementerio
Los festeros disparando sus arcabuces esta mañana en el interior del cementerio JUANI RUZ
Banyeres ha rendido homenaje esta mañana a sus difuntos en el acto más peculiar de las Fiestas de Moros y Cristianos del municipio. Las distintas comparsas han accedido al interior del cementerio, donde han procedido al disparo de salvas de arcabucería. Posteriormente ha tenido lugar la misa de campaña, que este año cumple su cincuenta aniversario. Ha habido menos disparos que años anteriores debido a la nueva normativa de la pólvora, que ha reducido la participación de festeros con arcabuz.


(NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO INFORMACION)

ALCOY - La Aparición de Sant Jordiet, en una plaza de España abarrotada de público, pone fin a unas Fiestas intensas y brillantes


Noticias de Alcoy
Fin de Fiesta multitudinario
La Aparición de Sant Jordiet, en una plaza de España abarrotada de público, pone fin a unas Fiestas intensas y brillantes

M. Vilaplana 25.04.2017 | 03:37
Sant Jordiet lanzando flechas desde su carroza a las miles de personas que se reunieron anoche en la plaza de España para presenciar la Aparición.
Sant Jordiet lanzando flechas desde su carroza a las miles de personas que se reunieron anoche en la plaza de España para presenciar la Aparición. juani ruz
Fotos de la noticia
Los festeros queman 2.300 kilos de pólvora en unas batallas de menor entidad por las nuevas exigencias normativas.
Alcoy puso ayer el punto y final a sus Fiestas de Moros y Cristianos y lo hizo con una Aparición de Sant Jordiet totalmente multitudinaria. La plaza de España y las calles adyacentes estuvieron abarrotadas de público para este emotivo acto, en el que los miles de asistentes despidieron una Trilogía brillante y espectacular. Fue después de una jornada en la que los festeros quemaron 2.300 kilos de pólvora en una batallas de arcabucería de menor intensidad por las nuevas exigencias normativas.

Al igual que sucediese el pasado día 21, en que miles de alcoyanos y visitantes se reunieron en la plaza de España para dar la bienvenida a las Fiestas cantando el Himno, ayer, tres días después, se volvieron a congregar en el mismo punto para despedir la Trilogía. Fue con la Aparición de Sant Jordiet sobre las almenas del castillo, una cita en la que de nuevo se interpretó la pieza de Gonzalo Barrachina, y en la que el niño que encarna al patrón, Tomás Pascual Cantó, lanzó sus flechas entre el público.

El acto contó con el colofón de un brillante espectáculo de fuegos de artificio a cargo de la Pirotecnia Caballer, que iluminó la iglesia de Santa María y la noche alcoyana.

Atrás quedan tres días espectaculares en que la ciudad ha recibido una enorme cantidad de visitantes, que han tenido la oportunidad de disfrutar de unas Entradas de elevadísimo nivel, la solemnidad de los actos religiosos y un Alardo, ayer, menos intenso que en los últimos años debido a que las exigencias normativas han reducido la participación.

El balance, con todo, es positivo, y desde ahora ya se ha iniciado la cuenta atrás para las próximas Fiestas de Moros y Cristianos, que cada vez están más cerca.


(NOTICIAYFOTO PUBLICADA POR EL DIARIO INFORMACIÓN)

ALCOY - Moros y Cristianos intentan conquistar la ciudad a través del diálogo, pidiendo la rendición del adversario ante el castillo



Intenso cruce de palabras
Moros y Cristianos intentan conquistar la ciudad a través del diálogo, pidiendo la rendición del adversario ante el castillo

M. Vicedo 25.04.2017 | 03:51
Intenso cruce de palabras en Alcoy
Ver Galería
Intenso cruce de palabras
Intenso cruce de palabras
Intenso cruce de palabras juani ruz
Más fotosFotos de la noticia
La negativa de los oponentes propicia que se pase de la batalla dialéctica a la de las armas
Las huestes de la media luna y el bando de la cruz realizaron ayer un primer intento de conquistar la ciudad manteniendo un diálogo con sus adversarios y llegando a un acuerdo. Sin embargo, las palabras no encajaron en el trato y se declararon la guerra.

La batalla dialéctica comenzó por la mañana en el momento en que el capitán de la Filà Almogávares, Luis Sanus, rompió la carta en la que Al-Azraq, el capitán Fidel Mestre (de la Filà Chano) le pidió la rendición. Ante este primer no, el jinete de la Filà Chano subió, con el caballo a toda velocidad por la calle San Nicolás, para informar a sus compañeros. Ante este resultado, el jefe de las huestes de la media luna decidió enviar a su embajador para tratar de conquistar con las palabras a los cristianos y poder realizar su entrada a la villa.

Los clarines y timbales anunciaron la presencia de la delegación moruna, encabezada por el embajador Juan Javier Gisbert y seguida por el sargento moro Daniel Méndez y los escoltas, que tuvo su primera parada en el Cantó Pinyó. «Fortuna favorable» fueron las dos primeras palabras de su declamación que, conforme iba avanzando, iba aumentando de tono hasta llegar al «forte» final cuando el embajador, harto de que los cristianos no cedieran, les declaró la guerra exclamando «¡Viva Al-Azraq! Tomemos el castillo».

Unas intensas palabras que el público las pudo seguir gracias a los libros de los diálogos de las embajadas que ha editado el alférez moro de la Filà Verds y que se repartieron ayer entre los espectadores.

La victoria de los moros llegó a mediodía, y tras un colofón con espadas, que les ayudó a conquistar la fortaleza. Un monumento, situado en el corazón de la plaza de España, que en seguida se tiñó de verde como símbolo de la ocupación de las huestes de la media luna. Un reinado que duró unas cuantas horas porque a primera hora de la tarde, los cristianos volvieron a la carga.

El capitán cristiano mandó a un componente de su guardia con un mensaje especial para Al-Azraq. El jinete, entre el numeroso público, se fue abriendo paso hasta la puerta del castillo donde entregó la misiva. En esta ocasión, tampoco fructificó el primer aviso al romper el mensaje el capitán moro y el festero almogàver, a la carrera, avisó a su compañeros.

El contraataque llegó con la Embajada Cristiana, que fue seguida por centenares de personas que abarrotaron la plaza de España. En la delegación del bando de la cruz participaron el sargento Javier Lerma, los escoltas y el embajador, Ricard Sanz, que declamó un brillante discurso con el que persuadir a sus adversarios y conseguir su rendición. Aunque llegase en son de paz, el resultado fue todo lo contrario y al grito de «Di a los tuyos: ¡armas, armas!», y que fue secundado por numerosos espectadores, se declaró, de nuevo, la guerra.

La lucha
La batalla de arcabuces por la calle San Nicolás y la avenida País Valencià-San Lorenzo por parte de las 28 filaes culminó con la lucha con las armas a cargo de los sargentos, embajadores, mossèn torregrosa y el primer tro de la Filà Verds, los alféreces y los capitanes. En la sesión de la mañana, los mandatarios de las huestes de la media luna salieron victoriosos mientras que por la tarde, los cristianos lograron derrotar a sus enemigos. Exultantes de alegría, volvieron a imponer la bandera de la cruz en lo más alto del castillo que preside la Bandeja.

El remate de la conquista por parte de los cristianos llegó con la Aparición de San Jorge entre las almenas de la fortaleza.


(NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO INFORMACIÓN)









ALCOY - Un Alardo con menos decibelios

Un Alardo con menos decibelios
Moros y Cristianos protagonizan unas batallas de arcabucería de menor intensidad debido al descenso de la participación

M. Vilaplana 25.04.2017 | 03:37
Un Alardo con menos decibelios
Un Alardo con menos decibelios
Fotos de la noticia
La bajada llega ocasionada por la obligatoriedad de contar con la licencia de armas de avancarga.
El Alardo acaparó ayer el protagonismo en el tercer y último día de las Fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy, aunque lo hizo con menos decibelios que en años anteriores debido al descenso de participación registrado como consecuencia de la obligtoriedad de la licencia de armas de avancarga. Fueron en cualquier caso una batallas de arcabucería dignas, a la espera de que el próximo año, con más tiempo para adaptarse a la nueva normativa, se pueda incrementar la cantidad de pólvora.


Alcoy vivió ayer el tercer y último día de la Trilogía de las Fiestas de Moros y Cristianos, y lo hizo con el estruendo de los arcabuces y el olor a pólvora como elementos más destacados. Sin embargo, y tal y como ya había ido avanzando este diario, los enfrentamientos entre ambos bandos tuvieron en esta ocasión una intensidad menor, toda vez que la obligatoriedad para los festeros de obtener la licencia de armas de avancarga ha mermado la participación.

Tal y como se ha venido informando, al final fueron 2.300 festeros los que tomaron parte en el Alardo, después del esfuerzo realizado por la Asociación de San Jorge y las propias filaes para financiar los permisos. Aún así, el descenso en relación al año anterior ha sido de 400 participantes, lo que lógicamente tuvo su reflejo en la calle, con unas batallas dignas, pero de menos decibelios.

Además, y pese a que el Ministerio ha aprobado una nueva normativa de uso de la pólvora, el Casal decidió seguir acogiéndose a la anterior, que sólo permite el reparto de un kilo de explosivo por festero, debido a que no hubo tiempo suficiente para adaptarse a las exigencias, mucho más estrictas que las actuales.

Los dirigentes de la Asociación confían en que de cara al próximo año, con mucho más tiempo por delante y manteniendo conversaciones con los responsables de la Subdelegación del Gobierno, puedan adaptarse convenientemente al nuevo reglamento, con el objetivo de incrementar la participación y que se puedan repartir dos kilos de pólvora por festero, cantidad que se entiende necesaria para un Alardo como el de Alcoy, dividido en dos partes y de larga duración.

Cabe recordar que, entre otras cuestiones, la nueva normativa obliga a trasvasar la pólvora a las cantimploras en el mismo lugar de reparto, lo que provoca problemas de logística y también, se entiende, de seguridad.

En cualquier caso, ayer se asistió a un Alardo definido por los responsables del Casal como «digno», que tuvo su prámbulo a las ocho de la mañana con el acto del Contrabando, en que las filaes Andaluces y Labradores mantuvieron un humorístico enfrentamiento dialéctico que concluyó en escaramuzas con fuego de arcabucería.

El Alardo propiamente dicho arrancó alrededor de las once de la mañana, tras la Embajada Mora, en la que el representante de las huestes de la media luna no pudo disuadir a su homólogo cristiano de rendir el castillo.

El estruendo de los arcabuces invadió el ambiente, con el leve intermedio que supone el Encaro entre los capitanes y alféreces. Al final, los moros consumaron su propósito, haciéndose con la posesión de la plaza.

La situación se repetiría por la tarde pero a la inversa. En este caso, tras la Embajada Cristiana, se inició una nueva batalla de arcabucería, en que los cristianos, con la ayuda del patrón de la ciudad, San Jorge, recuperarían la fortaleza.

Después llegó el acto de la Aparición de Sant Jordiet sobre las almenas del castillo, cita ésta que, con el permiso de los posteriores Soparets, puso el punto y final a las Fiestas de Moros y Cristianos de este año.


(NTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO INFORMACIÓN)